miércoles, 3 de marzo de 2010

Agricultura ecológica: La experiencia cubana

Extraido del blog : Huertoparatodos

Hace ya algunos años tuve la oportunidad de viajar durante un mes a Cuba con Javi, un amigo de toda la vida, permaneciendo en la Habana al menos los primeros quince días. Como turistas solíamos comer fuera, y -cansado de los espagueti a la boloñesa (tomate y queso) y de las pizzas del mismo tomate y queso, pagadas en divisa así como de la cajita con arroz, lechuga y uno o dos cachos de pollo- mi amigo y yo encontramos por casualidad un comedor en el cual se formaban colas -que avanzaban rápidas- y donde servían exclusivamente verdura, eso sí, cocinada de muchas y maravillosas maneras. Desde abundantes ensaladas con variada fruta y verdura a cremas, potajes, rebozados, etc. La verdad que tan parca había sido nuestra alimentación que cuando lo descubrimos no pudimos dejar de aparecer al menos una vez al día para comer algo variado y "sentar las madres".

Por aquel entonces mi interés en la agricultura ecológica no era mas que una intuición que por mis circunstancias vitales no podría experimentar hasta pasados los años. Pero siempre recordaré aquel comedor y las tremendas comilonas que disfrutamos, por cierto, por un precio bajisimo y comiendo todo lo que quisieras. Hoy puedo afirmar que este comedor no era sino la terminal de una gran red de abasto de comida sana que, frente a la gravedad de la crisis que cuba experimento a principios de los años noventa, había sido tendida para la producción de comida sin usar pesticidas ni energía o maquinaria, cosas las cuales no entrarían por tiempo en la isla debido al desmantelamiento del bloque comunista así como al bloqueo del mundo capitalista.

Ese tiempo, conocido como "periodo especial" fue una pesadilla para los cubanos pues enfrentaron el verdadero problema de no disponer de una soberanía alimentaria y, según testimonios, pudieron ver como se hacía un potaje de correa, unos escalopes empanados de cortina, así como un pan de mortero o torta de tierra. Simplemente algo horroroso que al recordar hacia que su cara se quedara en una expresión vacía.

Y es que la magnitud del reto al que nos enfrentamos es bastante parecido al Cubano y su periodo especial. Y hablo en concreto de las Islas Canarias, por la estrecha relación cultural que nos une a Cuba, así como por el resto del mundo, el cual esta llamado a reajustarse en un corto periodo de tiempo. Y es probable que antes que la energía y el alojamiento encontremos que el acceso a la comida puede suponer un grave desorden frente a la quiebra del sistema monetario mundial. Será un periodo duro pero necesario en el cual deberemos restructurar la manera en la que plantamos, transportamos y consumimos los bienes alimentarios. Tan solo debemos estar preparados -probablemente no de forma material sino psicológicamente- para afrontar el reto y minimizar las consecuencias de la transición (o quizás revolución) necesaria para garantizar la comida y la vida a las generaciones futuras.

Esta crisis mundial -que en mi opinión no hace sino comenzar- va a cambiar el mundo. Los cambios son siempre duros pues el hombre es una bestia de costumbres, pero frente a la desesperación de aquellos que pretenden mantener el "statu quo" a toda costa aparecen alternativas por doquier, y se nos presenta una oportunidad inmejorable para retomar nustra relación de equilibrio con el mundo natural y la biodiversidad que sustenta la vida en este plantea.

Pronto enfrentaremos el reto. Que sea de manera audaz y sin tragedias. Tenemos mucho trabajo por delante y aquellos que dicen que van a "arreglar" el sistema tan solo pretenden ganar un poco mas de tiempo en su parcela de poder. Cuando ese poder se evapore deberemos encontrar la manera de vivir y salir de esta aletargante pesadilla en la que codicia, bestialidad e ineficiencia se premian. El mundo patas arriba ya no se mantiene.

Y para no aburrir mas al personal que lea este texto recomiendo visualizar este vídeo sobre la agricultura organopónica ecológica Cubana y sus grandes logros. Ellos pasaron por la situación a la cual nos dirigimos a pasos gigantes, y salieron adelante.







y otro programa televisivo sobre el asunto: