martes, 25 de agosto de 2009

Psicoactivos y chakras

Psicoactivos y Chakras


Marihuana

En el caso de la marihuana, Danna y Andrew aseguran que antiguamente esta planta cumplía una función esencial entre las culturas de Asia y del Este Medio ya que era utilizada como una herramienta de poder para efectuar cambios en el primer chakra e integrar y construir puentes entre varios chakras, que es lo que hace la marihuana en sus primeras utilizaciones, aunque el uso reiterado termina ocasionando el efecto contrario, obstruyendo principalmente el primero y quinto chakras y afectando los chakras del timo y el entrecejo.

Cuando fumas marihuana, parece que esté haciendo efecto en tu tercer ojo, pero también está haciendo cosas en tu chakra raíz. En un sentido, estos dos chakras son los dos mundos que comunica la marihuana, el de la raíz como el mundo de la conciencia de vigilia y el tercer ojo como la conciencia del sueño y de otros mundos. Lo que tenemos en común con todo el reino animal es que nuestros chakras raíz están fuertemente conectados con el planeta. Un cambio en la energía del chakra raíz es el primer paso para moverte lejos del arraigamiento a esta realidad y a este mundo. La marihuana actúa como un refaseador de la energíad el chakra raíz. Por ello es que la tiene un atractivo especial para los que no tienen fuertes raíces y los alienados, que anhelan instintivamente hacer un cambio en la situación de su primer chakra. Sin embargo, al abusar de la marihuana, hacen más y más difícil la tarea de establecer nuevas raíces.

No es un accidente que la marihuana se hiciera popular nuevamente durante los sesentas, cuando toda la juventud se sentía lejos de las raíces del pasado, de su familia y de su cultura. Algo en el inconsciente colectivo sabía que la marihuana tenía algo que ver con ese cambio en el flujo de la energía del primer chrakra. La gente que la probaba sentía, aun subliminalmente, energía moviéndose en ese centro. La ironía es que el cambio de energía era de hecho HACIA AFUERA, en lugar de hacia adentro para generar nuevas y mejores raíces; resultando en una mayor alienación como consecuencia. No todos la fumamos, pero un gran porcentaje la probó sólo una o dos veces, y esa exposición fue suficiente para que todas nuestras raíces cambiaran. Sí, es necesario que saquemos nuestras raíces del planeta para salir del mundo, pero ocurrió demasiado temprano, y ha habido mucha infelicidad como resultado. La marihuana tiene la capacidad de despertar y expandir la visión y los sentidos del tercer ojo, pero la visión sin raíces no tiene ninguna utilidad para nadie que aún viva en un cuerpo [...]

La marihuana está muy relacionada con los jóvenes adultos de hoy en dia porque en algún nivel recordamos que a esa edad se suponía que ya debíamos tener nuestras raíces -familia, hogar, ocupación, todo establecido- pero en este mundo más complejo, los jóvenes adultos a menudo están aún en la universidad o en las escuelas de graduados o siendo alguna clase de aprendices. Entonces se sienten atraídos hacia esta herramienta de cambios en el primer chakra como una expresión de su atomización y frustración porque el enraizamiento que necesitan no está teniendo lugar. [...] Es muy importante limpiar el chakra raíz y después energetizarlo para poder abandonar la adicción a la marihuana [...] Puedes nutrir el chakra raíz visualizándote en la acción de extraer luz verde o color ámbar de la tierra para llevarla al chakra raíz a través del cóxis. Siéntate en el piso para hacerlo, o mejor aún, en la tierra. Declara que éste es tu hogar, que aceptas a éste como tu hogar.

Las partes del cuerpo físico más afectadas por fumar marihuana son la garganta y los pulmones, y hay una fácil contaminación secundaria de la energía corporal en el área de la garganta. Con el uso fuerte de la marihuana siempre hay un residuo en el centro de la grarganta, a tal grado que llega a haber algo cercano a una parálisis de energía allí. En el nivel físico, sí, puede haber enfermedades de garganta o irritaciones, pero eso no es nada comparado con el daño en la energía corporal. A menudo tienes miedo de hablar; miedo de canalizar la visión. Algunos adictos a la marihuana tienen experiencias de vidas pasadas en las que fueron decapitados o colgados por hablar, especialmente acerca de sus creencias que fueron consideradas heréticas en su tiempo.

Justo debajo del centro de la garganta está el centro del timo, que es el siguiente en afectarse si el uso continúa. Los profesionales en el campo de la adicción han hablado de la adicción a la marihuana como causante de un "SÍNDROME AMOTIVACIONAL". Aunque pocos de esos preofesionales reconocen los chakras, sí perciben los efectos en el timo, ya que amotivacional significa en lenguaje llano que el individuo tiene menos y menos voluntad de hacer nada. Asegúrate de reparar y limpiar estos dos centros, la garganta y el timo, para no caer de nuevo, sutilmente en la adicción. O, incluso si no recaes, si el daño continúa irreparado, la energía está bloqueada y nada se completa. (4).

Entre las diversas causas que Donna y Andrew aluden como factores determinantes para caer en el abuso de la marihuana, aseguran también que a nivel inconsciente:

La marihuana es usada por personas que tienen dificultades en cruzar la puerta entre el mundo de los sueños y la vida de vigilia. Las personas que tienen miedo de uno o de otro o del flujo de un mundo en el otro, instintivamente se vuelven hacia la marihuana por su habilidad terapéutica para abrir esta puerta. Si tienes miedo del mundo de los sueños, fumar marihuana te ayuda a redirigirte hacia el mundo de vigilia. Si tienes miedo del mundo de vigilia -si te gusta estar dormido todo el tiempo- la marihuana te ayuda con el balance. A menudo, por ejemplo, la gente que está comenzando a recibir información psíquica o enseñanza en sus sueños pero tiene miedo de traerla hacia su conciencia de vigilia, buscará esta droga.

El peligro de la marihuana viene de su fuerza. Mediante el uso limitado, puedes abrir la puerta entre los dos mundos y aprender a moverte entre ellos libremente. El uso repetido de la marihuana te pone a girar como un trompo en la puerta, de tal forma que no puedes entrar completamente a ninguno de los dos sitios. [...] Cuando la distinción entre ambos mundos se vuelve borrosa, la mente necesita crear una nueva dualidad. Normalmente esto se consegue con una segunda adicción, que puede ser al tabaco, al alcohol, a las drogas duras o al azúcar. Otra forma de crear la dualidad necesaria es entrando a una ilusión masiva como vivir en un mundo de fantasía o vivir en profunda ansiedad o desesperación.

Finalmente, en vez de moverte entre el mundo de los sueños y el mundo de la vigilia, te estancas entre una gris confusión y una fantasía color de rosa. Pierdes tus raíces con el mundo de la vigilia, vas y vienes, ves inumerables cosas, pero NO TE MUEVES. El trabajo conciente con tus sueños y con lo necesario para hacerlos realidad en el mundo de vigilia y utilizarlos, te puede ayudar bastante [...] (4)


Traducción del capítulo sobre la marihuana del libro de D. Cunningham y A. Ramer *

LA MARIHUANA Y OTRAS DRIGAS ORGÁNICAS:
UN PUENTE ENTRE DOS MUNDOS

Drogas orgánicas

El foco de este capítulo se encuentra en las sustancias adictivas derivadas de fuentes naturales que están sujetas a un proceso y tratamiento mínimos. La principal sustancia de la que trataremos en este capítulo será la marihuana. Generalmente se fuman los cogollos, los tallos y las hojas de la planta hembra del cáñamo o cannabis. Comencemos haciendo notar que este capítulo y el previo acerca del tabaco son un par, de la misma forma que lo son los capítulos del alcohol y del azúcar. El material del capítulo previo acerca de los ritos sagrados y las funciones de fumar se aplica igualmente a la marihuana, así como muchas observaciones acerca de la generación de los 1960s y sus raíces encarnacionales entre los nativos norteamericanos. Sugerimos que leas también el capítulo pasado, ya que sería un desperdicio volver a repetir aquí todas las observaciones que se hicieron allá.

El cáñamo es una hierba anual originaria de Asia que ahora se cultiva en todo el planeta debido a sus múltiples usos. La fibra de cáñamo se usa para hacer cuerdas, papel y ropa. Las semillas se utilizan como alimento para pájaros y el aceite de la semilla para manufacturar pinturas, barnices y jabones. Desde hace mucho tiempo se considera que la marihuana es una hierba medicinal y en la actualidad se utiliza para reducir los efectos secundarios de la quimioterapia y en el tratamiento del glaucoma. El hachís, otro producto del cáñamo, está hecho de la resina seca que se encuentra en la superficie de los cogollos de la planta hembra y es más potente que la marihuana pero se utiliza menos frecuentemente en Occidente.

Varias otras sustancias entran en esta misma categoría y también las mencionamos, aunque es menos frecuente que lleguen a ser adictivas. El peyote es un cactus que crece en el sureste de los Estados Unidos y el Noreste de México. Es una droga que produce visiones y cambios en la percepción. Los chamanes han utilizado el peyote durante miles de años para entrar en trance y hoy en día se utiliza como una sustancia sacramental en la Iglesia Nativa Americana que mezcla la cristiandad con las creencias de los nativos americanos, especialmente de los navajo. El principio activo del peyote es la mezcalina.

Muchas variedades de hongos producen sustancias que también se encuentran en esta categoría. Han sido utilizadas en todas partes del planeta por seres humanos deseosos de inducir estados alterados de conciencia. Rara vez son adictivas, pero sirven para las mismas funciones de alterar la conciencia que las otras sustancias de esta categoría.

¿Por qué la marihuana y el hachís son herramientas de poder del Medio Oriente?

El alcohol ha sido la principal sustancia adictiva del Occidente. El Occidente cristiano y el mundo judío han visto el vino como una bebida sacramental. Pero en los países musulmanes el alcohol estaba prohibido y la marihuana y el hachís eran utilizados frecuentemente como herramientas de poder. En un nivel colectivo, podemos decir que las lecciones de Occidente y del Medio Oriente no eran las mismas. El alcohol, la herramienta de Occidente, estaba diseñado para abrir el corazón y elevar la conciencia de la conexión cardiaca. Debido a que el alcohol trabaja en el chakra cardiaco, tiene la capacidad de ocasionar algunas cosas que el cristianismo, vanamente, pretendía que hicieran sus seguidores. Por supuesto, el mal uso de la sustancia ultimadamente impide que ocurra una apertura del corazón.

En Asia y Medio Oriente, la parte del Oriente que hace de puente entre Oriente y Occidente, las lecciones que se necesitaban aprender no eran las mismas. Se requerían diferentes clases de visiones, de allí que se requirieran herramientas de poder distintas. Mahoma prohibió el alcohol en los países musulmanes porque sintió que estaba impidiendo que los musulmanes adquirieran su propio poder. También pudo surgir de un rechazo de los ritos judeo-cristianos que involucraban el uso del vino. Además hay un cambio en el énfasis del chakra afectado que marca cada religión. Mahoma era un soldado y no le interesaba abrir el chakra del corazón. Su interés estaba puesto en el chakra raíz así como en la integración y en la construcción de puentes entre los varios chakras, lo cual se logra con la marihuana.

Durante la década de los 1960s la marihuana se utilizó mucho, principalmente en América, como una alternativa al alcohol y en ocasiones como complemento. No es accidental que precisamente en esta década en que la juventud occidental comenzó a rechazar los valores occidentales y dirigió su mirada a Oriente, se hiciera popular una herramienta del Medio Oriente para construir nuevos puentes en nuestra conciencia.

Las drogas orgánicas y el deseo de abrir la visión

Sentados en sus cuevas o claustros, los grandes ermitaños de todos los tiempos han logrado profundizar en la fuente de la visión y han abierto fuentes de luz de las cuales otros pueden beber. Cuando uno tiene miedo de hacer este viaje, las drogas orgánicas pueden ayudarnos a abrir la puerta. Inicialmente hacen el cuerpo tan ligero que puede entrar en el estado de sueño. Sin embargo, cuando se abusa de ellas, nublan y oscurecen el lugar de los sueños, de forma que ninguna visión puede tener lugar y también debilitan el cuerpo, de forma que ya no resulta posible ver hacia delante. En un mundo como el nuestro, el chaman potencial continúa usando las herramientas de poder para la visión una y otra vez, pero las herramientas únicamente son la llave de una puerta que nuestra cultura no permite que se abra.

El vagabundo y el yonqui tienen acceso a esos mundos. Sin embargo, a menos que los romanticemos o los elevemos, ellos no son los únicos que tienen este acceso. Todo el mundo tiene acceso. Algunos tienen miedo, algunos ni siquiera se atreven a mirar. Los vagabundos y los yonquis, al buscar estas herramientas de poder, por lo menos están planteándose preguntas que las personas pegadas de sí mismas, los conformistas o los auto-zombizados están ignorando completamente. Es más fácil reírse de alguien que viaja y se cae que reírse de alguien que nunca abandona su asiento para nada.

Los adictos a la marihuana son aquellos que buscan moverse entre dos lugares, pero no han aprendido la forma de hacerlo.

En los tiempos que vivimos, el atractivo de las drogas que alteran la conciencia es muy grande, como una herramienta para sostener la visión cuando parece estar secándose o como una validación externa de la visión. En una cultura que reconoce el poder de los hongos más que el poder de la meditación, las herramientas como el LSD tienen una función ya que son similares a las drogas orgánicas utilizadas alrededor del mundo para profundizar la visión. Sin embargo, mientras en el marco de las culturas tradicionales son utilizadas como parte de un movimiento de desprendimiento del ego, en nuestra cultura, a menudo son usadas como una forma de rebelión en la que se afirma el ego. Así es que permiten un atisbo de la visión, pero sin el trabajo interno, ultimadamente nos alejan de nuestras propias visiones. La energía interna que debiera dirigirse a cambiar nuestra sociedad se queda atrapada en el poder de la droga misma.

La marihuana como una herramienta de poder

Mucho de lo que se dijo en el capítulo del tabaco acerca de los antiguos orígenes sagrados de fumar, se aplica también a la marihuana, por eso te conviene leerlo si aún no lo has hecho. La marihuana es usada por personas que tienen dificultades para cruzar la puerta entre el mundo de los sueños y el mundo de la vigilia. Las personas que tienen miedo de uno o de otro, o del flujo de un mundo en el otro, instintivamente se vuelven hacia la marihuana por su habilidad terapéutica para abrir esta puerta. Si tienes miedo del mundo de los sueños, fumar marihuana te ayuda a redirigirte hacia el mundo de vigilia. Si tienes miedo del mundo de vigilia -si te gusta estar dormido todo el tiempo- la marihuana te ayuda a equilibrarte. Por ejemplo, la gente que está comenzando a recibir información psíquica o enseñanza en sus sueños pero tiene miedo de traerla hacia su conciencia de vigilia, muy probablemente buscará esta droga. En la sección del tabaco hay herramientas útiles para trabajar con los sueños.

El peligro de la marihuana viene de su fuerza. Mediante el uso limitado, puedes abrir la puerta entre los dos mundos y aprender a moverte entre ellos libremente. El uso repetido de la marihuana te pone a girar como un trompo en la puerta, de tal forma que no puedes entrar completamente a ninguno de los dos sitios. En este mareo producido por tanto girar, pierdes la habilidad de distinguirlos. Por un momento cada uno se vuelve muy claro, después giras y giras cada vez más rápido y entonces todo se convierte en un gris borroso y te quedas atrapado en la puerta giratoria.

Aprendemos a través de las dualidades, entretejiendo información de diferentes lugares. Cuando la distinción entre ambos mundos se vuelve borrosa, la mente necesita crear una nueva dualidad. Normalmente esto se consigue con una segunda adicción, que puede ser al tabaco, al alcohol, a las drogas duras o al azúcar. Otra forma de crear la dualidad necesaria es entrando a una ilusión masiva como puede ser vivir en un mundo de fantasía o vivir en profunda ansiedad o desesperación.

Finalmente, en vez de moverte entre el mundo de los sueños y el mundo de la vigilia, te estancas entre una gris confusión y/o una fantasía color de rosa. Pierdes tus raíces con el mundo de la vigilia, vas y vienes, ves innumerables cosas, pero NO TE MUEVES. En estos casos, te ayudará bastante el trabajo conciente con tus sueños y con lo necesario para utilizarlos y hacerlos realidad en el mundo de vigilia. Las sugerencias dadas en el capítulo del tabaco te ayudarán, al igual que los libros mencionados en la bibliografía.

La marihuana y los chakras

Cuando fumas marihuana, parece que esté haciendo efecto en tu tercer ojo, pero también está haciendo cosas en tu chakra raíz. En un sentido, estos dos chakras son los dos mundos que comunica la marihuana, el de la raíz como el mundo de la conciencia de vigilia y el tercer ojo como la conciencia del sueño y de otros mundos. Lo que tenemos en común con todo el reino animal es que nuestros chakras raíz están fuertemente conectados con el planeta. Un cambio en la energía del chakra raíz es el primer paso para moverte lejos del arraigamiento a esta realidad y a este mundo. La marihuana actúa como un refaseador de la energía del chakra raíz. Por ello es que la tiene un atractivo especial para los que no tienen fuertes raíces y los que se sienten alienados, quienes anhelan instintivamente hacer un cambio en la situación de su primer chakra. Sin embargo, al abusar de la marihuana, hacen más y más difícil la tarea de establecer nuevas raíces.

No es por casualidad que la marihuana se hiciera popular nuevamente durante los 1960s, cuando toda la juventud se sentía lejos de las raíces del pasado, de su familia y de su cultura. Algo en el inconsciente colectivo sabía que la marihuana tenía algo que ver con ese cambio en el flujo de la energía del primer chrakra. La gente que la probaba experimentaba, aun subliminalmente, que la energía en ese centro se movía. La ironía es que en realidad, con el exceso de marihuana, el cambio de energía se realizaba HACIA AFUERA de las raíces, en lugar de hacia adentro para generar nuevas y mejores raíces; resultando en una mayor alienación como consecuencia. No todos la fumamos, pero un gran porcentaje la probó sólo una o dos veces y esa exposición fue suficiente para que todas nuestras raíces cambiaran. Sí, es necesario que saquemos nuestras raíces del planeta para salir del mundo, pero es algo que ocurrió demasiado temprano y ha habido mucha infelicidad como resultado.

La marihuana tiene la capacidad de despertar y expandir la visión y los sentidos del tercer ojo, pero la visión sin raíces no tiene ninguna utilidad para nadie que aún viva en un cuerpo.

Anteriormente vimos que los primeros cigarrillos se relacionaban con la pubertad, de la misma manera, la marihuana está muy relacionada con los jóvenes adultos de hoy en día porque en algún nivel recordamos que a esa edad se suponía que ya debíamos tener nuestras raíces -familia, hogar, ocupación, todo establecido- pero en este mundo más complejo, los jóvenes adultos a menudo están aún en la universidad o en las escuelas de graduados o siendo alguna clase de aprendices. Entonces se sienten atraídos hacia esta herramienta de cambios en el primer chakra como una expresión de su atomización y frustración porque el enraizamiento que necesitan no está teniendo lugar.

Es muy importante limpiar el chakra raíz y después energetizarlo para poder abandonar la adicción a la marihuana. Utiliza el ejercicio de la luz que se dio en el primer capítulo para limpiar el chacra raíz. Puedes nutrir el chakra raíz visualizándote en la acción de extraer luz color verde o color ámbar de la tierra para llevarla al chakra raíz a través del cóccix. Siéntate en el piso para hacerlo, o mejor aún, en la tierra. Declara que éste es tu hogar, que aceptas a éste como tu hogar.

Las partes del cuerpo físico más afectadas por fumar marihuana son la garganta y los pulmones. En el área de la garganta el exceso de marihuana provoca una fácil contaminación secundaria de la energía corporal. Siempre que haya un uso fuerte, habrá un residuo en el centro de la garganta, a tal grado que llega a presentarse algo cercano a una parálisis de energía allí. En el nivel físico puede haber enfermedades de garganta o irritaciones, sí, pero eso no es nada comparado con el daño en la energía corporal. A menudo tienes miedo de hablar; miedo de canalizar la visión. Algunos adictos a la marihuana tienen experiencias de vidas pasadas en las que fueron decapitados o colgados por hablar, especialmente acerca de sus creencias que fueron consideradas heréticas en su tiempo.

Justo debajo del centro de la garganta está el centro del timo, que es el siguiente en afectarse si el uso continúa. Los profesionales en el campo de la adicción han hablado de la adicción a la marihuana como causante de un "SÍNDROME AMOTIVACIONAL". Aunque pocos de esos profesionales reconocen los chakras, sí perciben los efectos en el timo, ya que amotivacional significa en lenguaje llano que el individuo tiene menos y menos voluntad de hacer nada. Asegúrate de reparar y limpiar estos dos centros, la garganta y el timo, para no caer sutilmente en la adicción otra vez. Pero, incluso si no recaes, cuando el daño continúa sin ser reparado la energía permanece bloqueada y nada se completa.

Diagrama transformador del hábito del cannabis

En cada capítulo estamos reproduciendo un diagrama cuya intención es reprogramar los circuitos cerebrales que perpetúan el hábito de abusar de una particular sustancia. Éste es el de la marihuana. Te servirá para salirte del circuito, te ayudará a aprender a distinguir con claridad entre el sueño y la vigilia. Por eso es especialmente importante utilizarlo justo antes de dormir y después de despertar.

Utilízalo varias veces al día y especialmente en cualquier momento que sientas la necesidad de un porro. Enfócate en él y deja que tus ojos corran de ida y vuelta entre las dos líneas paralelas verticales sin que nada te distraiga.


El uso adecuado de la marihuana

Como hemos dicho, la marihuana es una clase de puente entre los mundos. Es suficientemente suave para abrir cambios en la conciencia sin ser excesivamente dañina para el cuerpo. Pero como ocurre con todas las herramientas de poder, hay un uso adecuado y un uso inadecuado. Fumar más de una vez a la semana y fumar más allá del punto en el que comienzas a sentir los primeros cambios en la conciencia son usos inadecuados de esta herramienta de poder. La marihuana, cuando se utiliza correctamente, provee un puente entre dos lugares. Utilizada de forma inadecuada, transforma al usuario en el puente mismo, derritiendo y mezclando los dos lugares que debiera unir. Un puente en medio del espacio no tienen ninguna utilidad, ¿no crees?

Tal como lo mencionamos en el capítulo del tabaco, fumar cannabis y otras hierbas que alteran la conciencia, alguna vez formó parte de un rito ceremonial que llevaba a cabo la tribu. Se realizaba en la seguridad de un grupo de personas relacionadas o unidas por sus raíces, que tenían una larga historia en común. Esta condición en sí misma era una protección en contra de la alineación que puede ocasionar el cambio que tiene lugar en el chakra raíz. Quizá todos cambiaban, pero cambiaban todos juntos.

El uso adecuado de la marihuana es como mucho un porro a la semana, compartiéndolo con otros en un círculo tranquilo en el que se pase un solo porro y se compartan los cambios, a menudo con música para enfocarse en ella. Se sugiere que se realice para cerrar el fin de semana o como cierre de unas vacaciones, cuando la energía tranquila y lenta de la relajación dé paso a la dinámica de volver al trabajo o a la escuela. En estas situaciones, la marihuana puede actuar realmente como un puente para llevar contigo algo de tu relajación a tu semana de trabajo o estudio. Obviamente, si has abusado severamente de la marihuana, cualquier exposición será un disparador de tu adicción y esta opción puede estar cerrada para ti, especialmente si aún no has limpiado tus chakras.

El uso adecuado de otras drogas orgánicas

Las drogas orgánicas como el peyote han sido utilizadas en el mundo desde tiempos inmemoriales por los sanadores, visionarios y buscadores espirituales como un estímulo para la visión. Muchos dicen que las visiones obtenidas mediante el uso de la droga no son iguales en profundidad a las visiones obtenidas en la meditación. Estamos de acuerdo porque en la meditación, la práctica y la lentitud entretejen la visión en la vida de la persona de una manera que ninguna droga puede lograr.

Sin embargo, conforme las estaciones cambian, conforme los años cambian hacia el invierno y la plenitud de la primavera y el verano decae, puedes querer emprender una búsqueda de la visión para llevar algo contigo a los tiempos fríos, una visión para trabajar con ella en los días de semi-hibernación tan conductivos para el pensamiento y la práctica. Esta búsqueda de visión efectuada una vez al año puede ser una buena ocasión para utilizar una droga natural que te ayude a abrir tu visión.

Hazlo en un grupo. Hazlo con personas en las que confíes en el centro mismo de tu ser. Sentaos en un círculo con las manos unidas. Cread una burbuja de luz blanca para cada uno y luego rodead vuestro círculo de amigos con una tubo de luz neón dorada para llevar calor durante el invierno. Entonad juntos cualquier canto que os atraiga, puede ser algo conocido o espontáneamente creado. Compartid la droga, ingiriéndola o fumándola. Extraed el poder de la tierra que contiene la droga y llevadlo a vuestros cuerpos, sintiendo el poder de la visión elevarse dentro de vosotros. Llevas ese poder hacia vuestro plexo solar y almacenadlo allí para el invierno. Finalizad el ritual cantando y compartiendo vuestras visiones. Frecuentemente, en los rituales grupales, las visiones de cada individuo sólo son una parte de la totalidad de una visión mayor.

EJERCICIO: La arcada de plata entre los mundos; un sustituto de las drogas orgánicas

Sigue estos pasos:

Rodéate de una burbuja de luz blanca. Visualiza arriba de ti un gran puente o arcada de luz de plata pura brillando sobre tu cabeza. Este es el paso entre los mundos.

En un lado de la arcada puedes ver claramente el mundo en el que vives, bañado de una suave luz blanca que parece sacar a la luz todos los detalles que ordinariamente no ves, los puntos más finos, los lugares sutiles que pierdes porque estás en medio de un sueño

Cuando miras hacia el lado opuesto de la arcada, estás viendo el mundo de los sueños. Es muy parecido al mundo en el que vives, pero este mundo está bañado en una suave luz azul. Nota los detalles aquí, nota como la misma silla en la que te sientas normalmente, cuando está bañada por la luz azul tiene la misteriosa capacidad de verse casi viva. No te sorprendería verla crecer y alejarse, aunque en este momento esté quieta.

Visualízate pacíficamente de pie en la arcada, mirando un lado y después el otro. Continúa mirando los dos lados de la arcada, sintiendo que eres un ciudadano de ambos mundos, listo para caminar con plena capacidad hacia cualquiera de ellos, el mismo mundo, bañado por dos luces diferentes.

Cuando te sientas cómodo estando en este lugar, encoge la arcada de plata hasta que tenga el tamaño de una banda que sitúas en la coronilla de tu cabeza uniendo una oreja con la otra. Luego déjala caer dentro de tu cerebro de forma que permanezca allí enlazando estas dos partes de ti.

Disuelve tu burbuja, sabiendo que cada vez que haces este ejercicio, estás trabajando para enlazar estos dos mundos, fortaleciendo tu habilidad de estar completo en cualquiera de ellos.

Esencias y piedras para reparar el daño ocasionado por la marihuana

Hay muchas esencias florales que son útiles para la marihuana y sus efectos sobre el chakra raíz. CORN es específicamente relevante, ya que tiene la capacidad de ayudarte a lograr un balance entre tus raíces espirituales y terrestres. SQUASH y MANZANITA son buenas para enraizarte y sentirte en casa dentro del cuerpo. SHOOTING STAR ayuda a restablecer el sentimiento de estar en casa sobre la tierra. WALNUT es un bálsamo para las personas que se sienten desarraigadas, ya sea por haberse mudado o por el uso excesivo de marihuana. Y también ayuda especialmente a aquellos que se encuentran en estados de transición.

CLEMATIS es buena para el tipo de somnolencia y sensación de estar en el espacio que conlleva la adicción a la marihuana y a otras sustancias. FORGET-ME-NOT ayuda con la claridad de pensamiento y los problemas de sueño. NASTURTIUM es bueno para las personas que viven en su cabeza. ST. JOHN’S WORTH ayuda con los estados de sueños problemáticos y permite que las personas confíen en su Ser Esencial y en lo Divino lo suficiente como para sentirse en casa con las experiencias visionarias. Entre las esencias de gemas, OPAL es para la claridad, específicamente para aquellos que están saliendo de las adicciones.

Por parte de las piedras, la turmalina verde, la carneolita, la pirita y la hematita son excelentes para llevarlas contigo cuando necesitas sentirte en la tierra, arraigado en esta realidad. El cuarzo ahumado es otra piedra maravillosa para enraizarte y que trabaja fuertemente para sanar el chakra raíz. Te ayuda a manifestar tus visiones aquí en la tierra. Tener una “piedra de las preocupaciones”, una roca plana o en forma de botón, que sostienes mientras piensas en tus problemas, es un excelente recordatorio subconsciente de que vives aquí en este planeta y por lo menos llevas tanto tiempo aquí como el tiempo que le tomó a esa piedra formarse, de modo que es mejor que lo aceptes y aprendas a vivir con ello

La tierra misma tiene un efecto sanador sobre el chakra raíz. Una buena forma de conectarte con tus raíces consiste en guardar tierra del lugar de tus ancestros en un recipiente y tocarla dejando que corra por tus dedos. Si no dispones de tierra de tu hogar, también te puede ayudar la tierra que hay alrededor del lugar donde vives. De hecho puede ayudare aún más si entierras tus pies en la tierra o en la arena y extraes energía de la tierra a través de ellos para restaurarte.

También hay una combinación de cristales que puedes utilizar como sustituto de la marihuana y otras drogas naturales para buscar la visión. Necesitas un pequeño pedazo de carneolita y una pieza de azurita del mismo tamaño o un poco más pequeña. Mantén la azurita en tu palma izquierda y la carneolita en la derecha. Siente las pulsaciones de energía que emanan de ambas piedras y deja que se expandan a través de tu cuerpo, fundiéndose y llenándote de poder. Siente que puedes sostener esta energía en tu pecho y moverla fuera de él. También puedes llevar contigo estas piedras si llevas dos bolsillos y pones las piedras en sus lados correspondientes.



*Traducción del capítulo sobre la cafeína del libro: Cunningham, Danna y Andrew Ramer: Further dimensions of healing addictions, Cassandra Press, CA, USA, 1988.