martes, 15 de febrero de 2011

Soliloquio existencial

Albasilente está volviendo a la carga con nuevo material.



Soliloquio Existencial con Dios
La híper-espiral del universo no parece tener comienzo ni fin y su desconocido origen hace que parezca incomprensiblemente infinita en tamaño también.
El azar que la gobierna no actúa completamente por sí sólo porque la mente hace parte integral de sus funciones. Bienvenidos al UNIVERSO PARTICIPATIVO, la espontánea geometría sagrada es mágica y nos invita a descubrir nuestro potencial divino.
El abismo, auto-proyectándose de la nada, la "Procreatrix", soy; y fui el gran cambio y comienzo: para manifestar el propósito del deseo -para que el tiempo relativizara la existencia- logrando que todo quedara indefinido.
Se trata de una fuente que necesariamente es un Soliloquio Nebuloso de Interfaz Psico-trónica con Dios.
El cuerpo se manifiesta espontáneamente es arbitrario y rechaza la reacción. Sólo aquel que es inconsciente de sus acciones puede trascender con valentía al bien y el mal: y es puro en su sabiduría dormida.
La voluntad es transición; el doloroso proceso de la transmigración, -el parto de la vida y la muerte.
Tratar de evitar el destino es fracasar al reconocerse porque lo que se logra es simplemente una manifestación física de una experiencia previa.
El único deseo humano debería ser una consciencia simultánea de sus entidades separadas y paralelas.
Todo lo relacionado con el 'yo' es declive y hace florecer al "bien y el mal" una y otra vez, -las compulsivas ideas de los límites y la moral.
Desde la inexistencia espontánea germina todo éxtasis significativo que trasciende los límites más forzosos sin las condiciones del deseo.
TÚ eres esa voluntad divina, esa termita y todo otro brío indómito y no asociado al pensamiento.
Esta consciencia concentrada, o 'Yo', no reconoce todas sus otras realidades existenciales pero alterna entre ellas y es el epítome de sus personalidades.
¿Qué es el 'yo', y su extensiva habitación consciente? Un endeble deseo, una memoria gobernada por éticas e ignorante de su potencial.
La identidad es una obsesión, un conjunto de personalidades en continuo conflicto, un inflado ego, una catatumba donde el espectral demiurgo proyecta en nosotros su irrealidad.
Es imposible concebir el "yo" sin conflicto, al resistirlo, este se realiza -ni la muerte ni el razonamiento lo superan, sino que son su fuente de energía.
La realidad experimentada está interconectada con lo etéreo por un diseño mental que aún no entendemos.
Adoptar un enfoque ecléctico no es evitar los obstáculos sino una alineación que atraviesa desde una instancia predeterminada hacia la siguiente.
¿Dios nos habita? -no vislumbramos más que un reflejo de espejo: una abstracción de presencia sin residencia.
Amor, Luz y Verdad. "Soy omnipresente, pero no me reconozco; soy la sintaxis de las multitudinarias composiciones. Pero si no me reconozco completamente: ¿Cómo puedo conocer a los demás y sus dioses?"
El humano sólo puede definirse desde las creencias que anima ya que "existir" es una función la omnisciente alma. Vectores que prueban la practicidad de la imaginación, una línea recta no es más que un segmento de un extensivo e ilimitado arco; la forma existe gracias a la diferencia dimensional y el enfoque con el cuál se perciba. La quintaesencia de la monotonía: todas las cosas reflejadas en otras y por igual...
La mente, el cuerpo y el ego y todo lo demás nacen del deseo; para continuar deseando por siempre...
En el alfabeto está todo arbitrario "abracadabra" de nuestro saber.