jueves, 17 de diciembre de 2009

Roberto Centeno: What happens in Spain? (¿Qué sucede en España?)

Gracias al notable blog de Roberto Centeno:

http://robertocenteno.wordpress.com/

Artículo publicado en elconfiencial.com / 14.12.2009


¿Qué sucede en España? Era la pregunta que planteaba hace unos días el principal responsable de una gran multinacional con intereses en España. En un país con un gobierno decente, un banco central decente y un sistema estadístico decente, sería una pregunta retórica. En la España de Zapatero, con un gobierno insolvente que miente masivamente, un banco central que miente y un sistema estadístico que miente, la pregunta es más que pertinente. Y la respuesta es que no lo saben. “Zapatero ha perdido la credibilidad”, decía The Economist hace un par de semanas. Y como no lo saben, dejan de invertir, así de simple. Las inversiones extranjeras se han desplomado un 90% en el primer semestre.


Decía el jueves Zapatero en la presentación del Informe Económico que “la recuperación es inminente”, es decir, que ha dado orden al comisario político del INE y al gobernador del Banco de España de que el crecimiento del cuarto trimestre tiene que ser positivo “como sea”. Da igual que los principales indicadores de producción y demanda digan lo contrario, da igual que el paro supere los cinco millones, da igual que esté llevando España a la ruina, vienen mintiendo sin límite y lo harán de nuevo para que su jefe pueda iniciar la Presidencia europea con un vibrante “¡también hemos salido de la crisis!”, algo imprescindible ya que su objetivo es “hacer Europa más fuerte económicamente”. En fin, el hazmerreír de Occidente.


Lo que sí sabemos


Y, sin embargo, nada más lejos de la realidad. En este final del año del Señor de 2009, la economía no sólo sigue cayendo, es que lo hace a mayor velocidad. Pero sobre todo, la restricción creciente del crédito a familias y empresas, la reducción de los estímulos a la tercera parte, la subida de tipos y las próximas y brutales subidas de impuestos, tasas y precios de todos los servicios, reducirán aún más la inversión y el consumo privados, el 87% del PIB en 2010 y años sucesivos.


Veamos los últimos indicadores independientes de producción y demanda. Consumo de electricidad: -3,6% en noviembre frente a -1,3% en octubre corregido de temperatura y de calendario. Consumo de carburantes: -4,6% en noviembre de 2009 vs. igual mes de 2008, y también peor que en octubre, -2,8% vs. octubre de 2008. Pero además las gasolinas se desploman un -7,6% , lo que da una idea del derrumbe del consumo privado el pasado mes. Consumo de gas: -19% en noviembre vs. igual mes año anterior; mucho peor que el tercer trimestre –12% respecto a igual periodo del año anterior. Ventas de los grandes supermercados: -5% respecto a noviembre de 2008 y claramente peores que en octubre, y aquí estamos hablando de productos de primera necesidad. Ventas de electrodomésticos: han caído, según ANEL, un 16,06% en noviembre, frente a una caída acumulada del 15,68% en los once primeros meses.


En resumen, un serio empeoramiento de la situación económica en noviembre. Estimando el PIB de octubre y noviembre, a través del consumo de gasóleo automoción, una variable fuertemente correlacionada, este ha caído un 4%, y en 2010 con menos renta disponible, menos crédito y más caro, la situación solo puede empeorar. Y esto no lo cambian las mentiras del BdE o del INE. La última, el INE ha corregido el gasto por familia en 2008: -4,2% en términos reales, caída muy superior a la publicada.


Y ahora veamos las cuentas públicas, el talón de Aquiles de nuestra economía. Las necesidades netas de financiación –emisiones menos amortizaciones-, ascendía a 24 de noviembre a 110.492 millones de euros, y como diciembre, repito una vez más, es el peor mes a efecto de déficit, cerrará el año en torno a los 130.000 millones de euros, lo que elevará la deuda del Estado al 47,5% del PIB. Pero la deuda pública son muchas más cosas: la deuda viva de las CCAA, 81.981 millones en el segundo trimestre de 2009, con una estimación a fin de año del orden de los 100.000 millones; y la deuda viva de Ayuntamientos y Diputaciones, 32.000 millones a fin de 2008, con una estimación del orden de los 45.000 millones a fin de 2009.


Pero ni siquiera esto es todo, queda la puerta de atrás para ocultar el endeudamiento, las empresas públicas estatales, autonómicas y locales, que han crecido exponencialmente: hay casi 4.000 empresas a día de hoy, cuya deuda viva a febrero 2009 ascendía a 44.598 millones de euros, y una estimación de 55.000 a fin de año. En resumen, deuda pública total a fin de 2009, 67,5% del PIB. Y lo peor no es la cifra absoluta, que ya es brutal, sino su tasa de crecimiento vertiginosa y el que la casi totalidad de este incremento sea gasto corriente, es decir, estructural.


Lo que no sabemos pero podemos estimar


Paro real y ritmo de incremento. Ni la EPA y menos aún el paro registrado, muestran la realidad del paro, pero puede estimarse sumando los colectivos excluidos a mayor gloria de Zapatero. La última EPA excluyó a 550.000 personas, en su mayoría jóvenes con estudios, porque “no buscan activamente” trabajo, están “desanimados”, y los clasificó como inactivos. Adicionalmente, el cambio metodológico de 2005 considera trabajadores a “tiempo parcial” a 600.000 parados. Por tanto, paro real del tercer trimestre: 5,2 millones. El paro registrado excluye a los DENOS que el INE considera parados y no incluye como demandantes de empleo a parados Caldera, autónomos, perceptores de los 420 euros y desanimados que ya no se reinscriben cada mes. Total, 5,4 millones a noviembre, donde además se ha perpetrado una nueva jugada zapateril: 140.000 parados que recibieron la ayuda de los 420 euros fueron excluidos del paro, es decir, en noviembre el paro oficial ascendió a 200.600 personas, cifra que compara con los 175.000 de noviembre de 2008, o sea, el ritmo de incremento crece, no disminuye.


Déficit y deuda pública 2010. Según los PGE 2010, las necesidades brutas de financiación del Estado ascenderán a 212.000 millones de euros y las netas a 76.177. En los PGE 2009, las necesidades brutas eran 104.500 millones y las netas 28.500. ¡Solbes era un fenómeno! Y ahora es igual y por las mismas razones, gastos fuertemente infravalorados e ingresos sobrevalorados. La mejor estimación de las necesidades de endeudamiento del Estado asciende hoy a 200.000 millones netos.


A esto se añade el endeudamiento 2010 previsto para CCAA y Entes Locales, 60.000 millones; deuda vencida y no pagada con pymes y autónomos, 30.000 millones; deuda de empresas públicas, 15.000, una deuda total del 98% del PIB, el margen temporal ha desaparecido. No puedo entender de dónde ha sacado S&P la cifra del 67% en 2.010, una frivolidad de análisis, porque esto son habas contadas. Como señalaba el viernes aquí Marc Vidal, “la deuda sólo tiene un camino previsible: su colapso”.


¿Y qué pasa en el sistema financiero? Me limito a resumir. El BdE, en lugar de acometer la reestructuración del sector como era su obligación, cerrando lo inviable y capitalizando lo viable, dedica su tiempo y esfuerzos a ocultar la realidad por todos los medios a su alcance.


La intervención de CCM ha sido un desastre sin paliativos, y un robo a los contribuyentes; la politización de las Cajas se ha llevado hasta lo inaudito, y lo peor, no ha habido desapalancamiento alguno, las entidades están refinanciando su inmensa deuda con aval del Estado, sin el menor análisis de quien podrá devolver y quién no, lo que acabará convirtiéndose en un expolio histórico, porque ahora ya no son ellos sino nosotros, el pueblo, los responsables de su devolución. El final, será la quiebra de la mitad del sector, pues el costo de su rescate estará fuera de las posibilidades del país.


Como afirma Credit Suisse, estamos peor que Grecia, porque nuestro déficit es estructural debido a un modelo de Estado inviable, 18% en 2009 vs 12% Grecia; porque la deuda crece el triple que el resto; por el deterioro imparable de la economía real y por el inevitable colapso de parte del sistema financiero.


What really happens? We are at the cliff edge. Al borde del abismo.