viernes, 22 de enero de 2010

Proposición de ley para la prohibición de OGM. Miguel Jara: Indemnizan a agricultores por contaminación con transgénicos

PLENO DEL PARLAMENTO. 02/07/2009 – SESIÓN ORDINARIA
Proposición de ley para la prohibición del cultivo de productos agrícolas modificados genéticamente.
Interviene: Alexis Inglada Romero
Entidad que interviene: Plaforma Som lo que Sembrem

Proposición de ley para la prohibición del cultivo de productos agrícolas modificados genéticamente from Toronto Cosme on Vimeo.



Publicado por Miguel Jara el 22 de Enero de 2010

Los agricultores de Estados Unidos (EE.UU.) comienzan a ganar juicios a las multinacionales biotecnológicas o de los alimentos transgénicos por la contaminación de sus cultivos. Ya son 3.000 los agricultores de arroz damnificados en los estados de Misuri, Arkansas, Texas y Misisipi. Lo último que sabemos, gracias al grupo Coordinación contra los peligros de BAYER (CBG de sus siglas en alemán), es que el juzgado de distrito de San Luis ha concedido una indemnización cercana a los dos millones de dólares a dos agricultores cuya cosecha arrocera resultó contaminada por variedades transgénicas de la Bayer CropScience AG. Durante este mes de enero se desarrollarán más juicios. La variedad transgénica de arroz “culpable” es la llamada Liberty Link. Se trata de una especie “de laboratorio” aparecida en 2006 que es resistente al peligrosísimo herbicida Glufosinato. El 30% de la cosecha estadounidense quedó contaminada y por ello la Unión Europea y Japón paralizaron la importación de arroz de los EE. UU.

Defensor1

El periódico Diagonal ofrece una interesantísima información que se esquematiza en el siguiente párrafo y que contiene un gráfico esclarecedor sobre la situación de los cultivos transgénicos en la Península Ibérica:

Desde 2008 no se publican las actas de la Comisión Nacional de Bioseguridad que tienen que hacer público en qué campos del Estado español se cultivan Organismos Genéticamente Modificados. Empresas como Pioneer, Bayer o Monsanto tienen las puertas abiertas para experimentar, a pesar de que recientemente ha salido a la luz un estudio, encargado y ocultado por la propia Monsanto, que demuestra que esta clase de cultivos puede causar daños en la salud humana.

De manera paralela, organizaciones de agricultores, consumidores, ecologistas y de cooperación han recurrido ante el Defensor del Pueblo por la imposición de los transgénicos. Denuncian que el Gobierno favorece los intereses de las multinacionales frente al derecho a una alimentación y una agricultura libres de transgénicos. Cómo no van a favorecer a estas megaempresas si a la cabeza del Ministerio de Ciencia y Tecnología se encuentra la fundadora de la empresa de biotecnología Genetrix y ex máxima responsable del mayor lobby de los alimentos transgénicos en España, ASEBIO. Por lo visto la respuesta del Defensor del Pueblo ha sido positiva y su equipo jurídico va a seguir trabajando con estas organizaciones que denuncian los peligros de la agricultura transgénica y químico tóxica.

Defensor2.jpg

Les deseo, como es lógico, lo mejor, aunque me pregunto qué conocimiento real tienen los asesores del mencionado Defensor sobre los posibles efectos nocivos de los alimentos transgénicos cuando, en contestación a una reciente carta que le han remitido las víctimas de la Sensibilidad Química Múltiple, ha calificado, siguiendo la línea del Ministerio de Sanidad, de “enfermedad rara” este incapacitante síndrome provocado o agravado entre otros muchos factores por la alimentación químico tóxica.


Ampliación: Un estudio revela que el maíz transgénico de Monsanto produce fallos en órganos

Katherine Goldstein
The Huffington Post / Inforguerras
13/01/10

En un estudio publicado en el Diario Internacional de Ciencias Biológicas, analizando los efectos de los alimentos genéticamente modificados en mamíferos, dentro de los resultados más relevantes que obtuvieron se encuentra la detección de daños en los órganos de aquellos animales que consumieron maíz producido por Monsanto.

Según el estudio, que fue resumido por Adán Shake en la Tierra del Crepúsculo, “Tres variedades del maíz de Monsanto – Mon 863, Mon que produce el insecticida 810, y Rodeo ® NK herbicida absorvente 603 – fueron aprobados para el consumo por los EE.UU, europeos y varias otras autoridades de seguridad alimentaria nacionales.”

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Monsanto juntó sus propios datos estadísticos ordinarios después de conducir un estudio de 90 días, aunque los problemas crónicos puedan ser raramente encontrados después de 90 días, concluyó que el maíz estaba seguro para el consumo. El sello de aprobación puede haber sido prematuro, sin embargo.

En la conclusión del estudio de IJBS, los investigadores escribieron:

“Los efectos se concentran sobre todo en el hígado y riñón, los dos principales órganos de desintoxicación, pero detalladamente diferenciados con cada tipo de transgénico. Además, efectos sobre el corazón, las glándulas suprarrenales, bazo y células de la sangre también se observa con frecuencia. Dado que normalmente existen diferencias entre los dos sexos (macho y hembra) del hígado y el metabolismo de los riñones, hay una disfunción altamente significativa en la función de estos órganos, visto entre las ratas macho y hembra, no puede descartarse como biológicamente insignificante, como ha sido propuesto por los demás. Por lo tanto, la conclusión es que nuestros datos indican claramente que estas variedades de maíz transgénico inducen un estado de toxicidad hepatorrenal …. Estas sustancias nunca antes han sido una parte integral de la alimentación humana o animal y por lo tanto sus consecuencias para la salud de quienes las consumen, especialmente durante períodos de tiempo largos se desconoce en la actualidad “.

Monsanto ha respondido inmediatamente al estudio, declarando que la investigación está “basada en métodos analíticos defectuosos y no ponen en duda las conclusiones de seguridad para estos productos.”

Parece que el problema radica en que Monsanto presentó estadísticas y resultados tras un estudio de 90 días que avalaban el consumo de este maíz. Sin embargo, es bien sabido que los efectos crónicos raramente pueden presentarse en un periodo de noventa días, y más bien los daños se manifiestan con un efecto retardado. El punto de los investigadores es que la aprobación de consumo de este producto monsantino se llevó a cabo de manera acelerada y poco responsable por las autoridades encargadas de comprobar la seguridad de los alimentos que se introducen al mercado mundial.

El autor Gilles-Eric Séralini del estudio IJBS respondió a la declaración de Monsanto en su blog, “Food Freedom“, “Nuestro estudio contradice las conclusiones de Monsanto porque Monsanto sistemáticamente descuida los efectos de salud significativos en mamíferos que son diferentes en varones y mujeres que comen maíz transgénico, o no proporcionales a la dosis. Esto es un error muy serio, dramático para la salud pública. Esto es la conclusión principal revelada por nuestro trabajo”

Visto en SeñalesdelosTiempos:http://senalesdelostiempos.blogspot.com/2010/01/un-estudio-revela-que-el-maiz.html