miércoles, 8 de octubre de 2008

Haití : Solidaridad

En solidaridad con sus Cinco Libertades


Traducido para Rebelión por Juan Carlos Postigo Ríos


Hoyel agrio test a todos los demócratas de América del Norte y del Sur esel tema de la ocupación militar de Haití, el saqueo económico y lanegación de los derechos políticos y humanos básicos de la poblaciónhaitiana. En 2004, una fuerza de invasión dirigida por los EstadosUnidos derrocó al gobierno elegido democráticamente de Jean BertrandAristide y posteriormente promovió y organizó un ejército de ocupación.Esta fuerza militar de la ex colonia ha reprimido reiteradamente conviolencia manifestaciones ciudadanas, asaltado violentamente losbarrios de los pobres y asesinado, herido y arrestado a haitianos queestaban declarando sus derechos de autodeterminación y el fin de laocupación extranjera.
Desde que los EE.UU. carga con una mayorresponsabilidad por la invasión, la ocupación y los posteriores saqueoy privatización de los servicios públicos fundamentales, tenemos laresponsabilidad especial de denunciar claro y alto a las NacionesUnidas (UN) en apoyo de las Cinco Libertades de Haití:
    1. LasNaciones Unidas deben poner fin a la presencia militar en Haití de suejército de ocupación (MINUSTAH), acción contraria a los propiosprincipios de la organización. Haití debe recuperar el derecho a laautodeterminación y la libertad para elegir su propio gobierno.
    2. Lapoblación haitiana pide el fin del saqueo de su tesoro nacional porparte de bancos oficiales y privados que extraen pagos de un millón dedólares estadounidenses a la semana para deudas ilegítimas contraídaspor la corrupción de antiguos regímenes dictatoriales. Los haitianosexigen liberarse de las deudas de la élite ilícita para poder financiarprogramas básicos que posibiliten la vida del 80% de la población quevive en la pobreza extrema.
    3. Todos los países que han sufridograndes desastres naturales, como los huracanes que han devastado Haitírecientemente, tienen derecho a ayuda humanitaria prolongada y a granescala sin ataduras. Los haitianos exigen el cumplimiento inmediato dela ayuda prometida y su distribución de acuerdo con las necesidades sinque el MINUSTAH la manipule para prolongar su ocupación.
    4. Elcolapso del modelo de libre mercado hoy pone de relieve las desastrosasconsecuencias de las políticas del FMI y el Banco Mundial deprivatización de los servicios públicos en Haití, donde la «salud y laeducación privadas» excluyen con eficacia a la gran mayoría de loshaitianos. La población debe recuperar el derecho de poder«renacionalizar» los servicios públicos y todos los sectores económicosestratégicos necesarios para su bienestar.
    5. Las libreselecciones significan la vuelta de los líderes políticos derrocados,exiliados y perseguidos y el final de la ocupación militar extranjera yla represión de movimientos anticolonialistas. Las elecciones confuerzas de ocupación apuntando a las cabezas de los electores y loscandidatos no tienen legitimidad. Nosotros, la gente de América delNorte, del Sur y Central, tenemos la responsabilidad de exigir el findel MINUSTAH y la vuelta de la soberanía nacional a la poblaciónhaitiana. Sin gobierno no importa lo que reivindique su política y laretórica puede justificar sus credenciales democráticas cuando actúacomo gendarme colonial.