lunes, 16 de marzo de 2009

Teoría de cuerdas y DMT./El ruido detectado por el GEO 600 podría probar que vivimos en un holograma

(Artículo de pax)

Biografía breve Terence McKenna:

Terence McKenna nació en una pequeña ciudad de Colorado, Paonia. Hijo de un comercial de equipamiento eléctrico y un ama de casa, fue introducido por parte de su tío a la geología y a la caza de mariposas, desarrollando desde muy pequeño la afición de recolectar fósiles en los arroyos cercanos a su casa. Junto con su hermano Dennis cultivó también desde muy joven el gusto por la literatura de lo bizarro: ciencia ficción, psicología profunda, alquimia, y demás libros de temática esotérica. Su primer contacto con el mundo de la psiquedelia fue la lectura a los catorce años de “Las Puertas de la Percepción”, de Aldous Huxley, época en la que también andaría entre las páginas de “Psicología y Alquimia” de Carl Jung. Según sus propias palabras, “[su] interés en las drogas, la magia, y las más oscuras aguas de la historia y la teología, [le] proporcionó el perfil de un príncipe florentino más que de un chaval creciendo en el corazón de Estados Unidos en los últimos años cincuenta.”

Tras acabar el instituto se mudó a Berkeley y comenzó estudios menores en Historia del Arte, participando más tarde en un programa experimental especial para alumnos avanzados, en una licenciatura distribuida entre Ecología, Conservación de Recursos y Chamanismo. Fue además militante y activista en los movimientos anti-bélicos de la época. Durante este período, en 1965, se introdujo en el uso de la marihuana y el LSD.

En contra de lo que pueda parecer, McKenna no fue nunca un gran defensor del LSD, el cual encontraba “abrasivamente psicoanalítica” y con el cual le era difícil alucinar. El catalizador de su aventura vital fue la DMT—que contrariamente al ácido es una triptamina natural—, la cual probó por primera vez en Febrero de 1965. Él mismo describía la experiencia años más tarde:

Tiempo y mente

Cuando la fumas, su efecto es muy rápido. Sube en unos 30-45 segundos. Hay una sensación que viene a tu cuerpo, entre sexual y anestésica. Parece que el aire sea absorbido de la habitación porque todos los colores brillan visiblemente, como si alguna capa de la realidad hubiese sido retirada bruscamente. Y luego hay un sonido, como papel o celofán siendo rasgado. Un amigo mío dice que es la radio-entelequia abandonando la fontanela anterior en la parte de arriba de tu cabeza. No sé que decir sobre esto, pero lo que es cierto es que una membrana es arrancada. Algo es desgarrado. Y es entonces cuando se produce (lo que Mircea Eliade llamó en una fantástica frase) “una ruptura total del plano mundano”. Es como ser atropellado y que el conductor se dé a la fuga, sólo que el coche viene del hiperespacio.

Así que caes en este espacio alucinógeno, y lo que ves es una especie de cosa rotante entre roja y naranja que, con los años, he apodado “El Crisantemo”. Y esto representa alguna clase de estado de desequilibrio que tiene sus raíces en las sinapsis. Lo que sucede mientras miras este Crisantemo es que millones de moléculas de DMT se están precipitando entre los juntores de serotonina en las hendiduras sinápticas, causando la disrupción de la serotonina y cambiando la resonancia del spin de los electrones de estas intersecciones sinápticas. Y esto lleva unos 30 ó 40 segundos, y entonces aparece ese sonido, el mmmmmMMMMMMMM de los platillos volantes de las películas de serie B de Hollywood.

Y entonces, si has tomado la suficiente DMT, y tienes la suficiente predisposición física a cruzar el umbral, algo sucede. Algo para lo que no existen palabras. Una membrana se rasga, y te ves transportado a este lugar que el lenguaje no puede describir con precisión . La gente pregunta, “¿Hay riesgo en la DMT?. Parece tan intenso. ¿Es peligrosa?” Y la respuesta es: sí, es tremendamente peligrosa; puedes morir de asombro [risas].

http://mondopsicotronico.net/?p=18
http://mondopsicotronico.net/?p=25
http://kosmos.psiconautica.net/mckenna/index.htm

Teoría de Cuerdas

La teoría de Cuerdas fue propuesta originalmente como solución posible a la inconsistencia entre la Relatividad General y la Mecánica de Cuántica.No obstante estaba plagada con inconsistencias propias hasta alrededor 1985, cuando cinco ‘ teorías separadas de las Súper Cuerdas fueron desarrolladas. ¡De forma alarmante para los científicos, éstas eran todas igualmente consistentes al explicar el universo, sin embargo eran incompatibles entre ellas mismas! La teoría de cuerdas intenta confinar a las dimensiones como las conocemos en una sola meta-dimensión. Una simple dimensión es esencialmente dualidad.

La Teoría de Cuerdas, como su nombre indica, basa sus postulados en la existencia de unos hilos vibrantes de energía que compondrían todas las partículas de la materia. Dichas cuerdas necesitarían de 11 dimensiones espaciales para “vibrar” y así dar lugar tanto a las fuerzas físicas (gravitatoria, electromagnética…) como a los componentes de la materia. Edward Witten con su revolucionaria teoría de unificación llamada Teoría M definió elementos que no sólo podían ser cuerdas vibrantes (abiertas o cerradas) sino objetos de una dimensionalidad mayor a los que se le dio el nombre de membranas o p-branas.

Al parecer nuestro universo podía ser una de esas membranas que flotan en un espacio de mayor dimensionalidad junto a otras membranas (que vendrían a representar a otros universos) y las cuales podrían estar chocando indefinidamente entre sí, generando no sólo el Big-Bang que creó nuestro universo, sino muchos otros Big-Bangs con una frecuencia impredecible.








Una interesante noticia sobre el GEO 600 , ha detectado un ruido que muestra que el universo en sus confines comienza a ser granulado y no lineal , lo que podría avalar la idea de que vivimos en un holograma.
La noticia , aquí