miércoles, 22 de julio de 2009

Decálogo de Pedro Pietro (vicepresidente de AEREN y coautor de la web www.crisisenergetica.org).

LA COÑA DE GAROÑA
Una organización llamada “Yo soy nuclear” ha publicado en los medios de difusión un
documento “En apoyo de Garoña” (es decir en apoyo de la ampliación del ciclo de vida original
de la central nuclear), con 10 argumentos que aquí reproducimos para informar lo más
ampliamente posible a nuestros lectores y para que dispongan de la contrarréplica a otro
manifesto que hace poco salió en prensa. Nos parece perfecto que las posturas se hagan
públicas y que haya luz y taquígrafos en esta cuestón. Aunque obviamente no renunciamos a
hacer una crítca de los mismos y además y por ello abrimos nuestras páginas a todo el que
opine respetuosamente y con argumentos serios de una forma o de otra.
Con respecto a lo de los argumentos “serios” estamos asistendo últmamente a una
sorprendente proliferación de personas y personajes que piden que sean “expertos” y
“cientfcos” los que hablen del tema. Aunque eso nos parece de perlas, obviamente
descartamos de forma rotunda que no puedan opinar los demás, que quizá no siendo tan
“expertos” ni tan “cientfcos” puedan aportar sus sensatos y razonables granitos de arena
siempre que lo hagan de forma sensata y serena.
En este sentdo, se observa que la campaña de los pronucleares lleva algún tempo pidiendo
que hable la voz de los supertacañones; esto es, que hablen de estas cosas sólo expertos del
sanedrín nuclear, porque si no se dicen muchas barbaridades. En esto, hay que reconocerlo,
tenen bastante razón, porque barbaridades sobre la energía nuclear se dicen por todos los
lados. Pero da la amarga sensación de que es para arrimar el ascua a la sardina pronuclear,
porque a la hora de buscar “expertos” o “cientfcos” nada mejor que los que se han forjado
carrera en el negocio nuclear y han construido una especialidad ad hoc ingenieril. Y como uno
no suele morder la mano que le da de comer, pues hay que sospechar que esa petción de que
opinen y hablen los del sanedrín nuclear está viciada de forma y no va a aportar equilibrio y
serenidad, sino puro interés de parte.
Sin ir más lejos, el pasado 24 de junio, el catedrátco de fsica atómica, molecular y nuclear de
la Universidad de Sevilla, Manuel Gonzalo Leyva, se despachaba con una carta al director en el
diario El País, ttulada "Asesores nucleares" Es una pieza digna de estudio, que reproducimos
por su interés:
El presidente del Gobierno, en su justfcación del posible cierre de la central de Garoña,
ha cometdo errores enormes. Sostene que sólo hay una central en construcción
cuando hay varias decenas; que prorrogar la vida de una central es la excepción
cuando resulta ser la norma; y así casi todo. El presidente no tene por qué ser experto
en infnidad de temas sobre los que ha de tomar decisiones, pero debe saber
asesorarse. No sé (sí sé) quiénes le aconsejan en temas nucleares, pero obviamente le
están haciendo un servicio deplorable. En muy poco tempo se podría elaborar una lista
de 100 expertos nacionales y europeos ajenos a la industria nuclear para que el
presidente elija a quien desee consultar. Respecto a los militantes antnucleares que se
han incrustado en diversos órganos del partdo y el Estado, recomendaría al presidente
que les pidiese sus currículos, no vaya a ser que resulte muy dudoso que sepan algo de
energía y menos de energía nuclear. Y que recuerde en todo momento que si los sabios
desaprueban, malo, y si los necios aplauden, ¡peor!
Han debido escocer mucho las conclusiones del informe fnal de la Fundación Ideas sobre el
tema nuclear, en el que Marcel Coderch, conocido de estas páginas, ha partcipado. Incluso se
nota malestar en amplios sectores del PSOE, ese partdo socialdemócrata en el que cada vez
más relevantes miembros se van decantando por la energía nuclear en una caída del caballo
1
similar a la que tuvieron con el famoso “OTAN no” para terminar dirigiendo la Alianza Atlántca.
Parece que aquí fuésemos por un camino similar. El señor Gonzalo descarga contra el
presidente del gobierno con mucha razón, porque actuó como un verdadero indocumentado
en el tema nuclear. Pero se ve que donde apunta es a los que menciona despectvamente como
“militantes antnucleares incrustados en diversos órganos del partdo y del Estado” a los que
pide curriculum, seguramente para despreciarlos si no tenen el triplete que tene él mismo
como catedrátco de fsica atómica, además molecular y por si fuese poco, nuclear. Ahí es nada.
Este es el tono: la descalifcación, por extensión, a todos los que se oponen en el PSOE a las
nucleares, por las simplezas de su mal preparado presidente de gobierno en una entrevista.
Veamos ahora algunos de los argumentos de algunos de esos otros “expertos” a los que el
catedrátco no critca y que cuelgan su decálogo en la web “Yo soy nuclear” y en la prensa
nacional, como argumentario principal. Mis comentarios entre líneas y en cursiva:
10 razones para ser nuclear
1. Las centrales garantzan el suministro eléctrico
La energía nuclear es la fuente de energía que más horas funciona al año. Está disponible las 24
horas, los 365 días al año. Los ocho reactores nucleares españoles producen el 18% de la
electricidad que consumimos de forma segura, fable y constante.
Primera imprecisión. Las centrales nucleares son, efectvamente, las que tenen un
mayor porcentaje de factor de carga, pero en absoluto funcionan sin interrupción,
como indican. Tienen paradas por emergencias, por averías y paradas por
mantenimiento y recarga, aunque se procura hacer coincidir ambas cosas y no siempre
es posible hacerlo. Si quieren precisión, seriedad y “profesionalidad” deberían haber
dicho simplemente, que son las que más tempo funcionan al año o que tenen mayor
factor de carga de todas las centrales productoras y hubiesen quedado mejor que
diciendo que son perfectas.
2. Reducen la dependencia exterior
España es una isla energétca e importamos más del 80% de las materias primas que
consumimos, fundamentalmente carbón y gas, una cifra muy por encima de la media europea.
El abastecimiento de combustble nuclear en España se considera de carácter nacional.
Disponemos del combustble necesario para que nuestros reactores funcionen durante toda su
vida operatva.
Empecemos por la frase “El abastecimiento de combustble nuclear en España se
considera de carácter nacional”. Si todo el combustble nuclear, que es el uranio, es
importado, si el enriquecimiento de uranio se hace fuera y si algunas piezas claves de
las complejas máquinas de las centrales nucleares se hacen fuera y sin control nuestro,
¿de que “expertos” sale la especie de que se considera “de carácter nacional”? ¿Quizás
porque se quema el uranio en España? ¿Quizá porque consideramos Níger o Sudáfrica
o Canadá o algún otro productor, como pato trasero de nuestro país? ¿Y el carbón y el
gas no se queman también en España? Esto es una falacia de orden mayúsculo, a la
que contribuyen hasta las estadístcas del Ministerio de Industria sobre dependencia.
Pero es totalmente insostenible. Ahora veamos las demás razones sobre dependencia
en el cuadro 1 de la siguiente página:
2
Cuadro 1. Datos de las producciones, consumo y exportaciones/importaciones y sus grados de dependencia del exterior, de energía primaria, en los principales países europeos. Datos tomados
del Statstcal Yearbook 2009 con datos de 2008 de Britsh Petroleum y de población de Wikipedia. Datos de eólica y biomasa no incluídos.
3
La cifra ofrecida por “Yo soy nuclear” de que “ importamos más del 80% de las
materias primas que consumimos, fundamentalmente carbón y gas, una cifra muy
por encima de la media europea” hay que analizarla en detalle porque va muy
sesgada.
En primer lugar, como se ve en el cuadro 1, se importa casi el 94% de la energía que
consumimos, porque la nuclear importa todo el combustble.
En segundo lugar, “Yo soy nuclear” se equivoca cuando dice que la importación es
principalmente de carbón y gas, porque al menos en carbón, producimos algo en el
país y sin embargo, omite que se importa práctcamente el 100% del petróleo que
consumimos, salvo los barrilitos de Tarragona, que es el combustble más importante y
el que las centrales nucleares no están pensando en susttuir, aunque representa más
del 95% del transporte y la movilidad de nuestra querida sociedad “global”.
Seguramente, los pronucleares estaban pensando exclusivamente en la electricidad y
en España.
En tercer lugar, hablar de “la media europea”, así, a secas, primero muestra siempre el
tremendo complejo de querer ser como los europeos (como si no lo fuéramos ya) y por
otra parte, oculta que cada país es el producto de determinadas condiciones naturales,
geográfcas y sobre todo polítcas, que no siempre velan por el futuro de sus
ciudadanos. Pondremos algunos ejemplos con el cuadro 1:
· En las columnas N y Ñ, para las importaciones de carbón y gas que
menciona “Yo soy nuclear”, se observa que España, en valores absolutos
44,2 MTpe al año, cifra que está por encima de la media europea, sí, pero
que se corresponde con el nivel de actvidad económica y es la quinta
importadora en valores absolutos, por detrás de países como Alemania,
Francia, Italia o Reino Unido. Y si se va a las importaciones per capita, hay
no cinco, sino 7 países y son todos de la Europa más desarrollada, que
importan más carbón per capita que España. Dado que hay algunos otros
países muy desarrollados que como Noruega, es un gigantesco productor y
además gran exportador del gas, no fgura por encima de España, porque
no tene que importar, no porque no consuma grandes cantdades per
capita. Otros países como Austria, Suiza o Suecia tenen orografas y
regímenes de pluviosidad que permiten grandes porcentajes de energía
eléctrica hidráulica en su producción eléctrica, mientras España ya no
puede subir mucho más en este rubro, por haber ocupado más del 90% de
las grandes cuencas fuviales. Algún otro país, como la República Checa, es
porcentualmente menos dependiente de las importaciones, pero por que
consume y exporta carbón. Este es un primer nivel de falacia o
presentación interesada de datos, para hacer que los ciudadanos españoles
se sientan culpables de contaminar.
· Curiosamente, no dicen nada de la enorme dependencia del petróleo,
que es la sangre que da vida al cuerpo social que hoy tenemos. Y que hace
funcionar todo el transporte que permite el funcionamiento regular de las
centrales nucleares. Si se observan las columnas B a E, se ve que si no fuese
por los yacimientos del Mar del Norte, que por cierto, están en un declive
abrumador de cerca de alrededor de un 8 % anual de su producción,
Europa sería dependiente de este líquido combustble esencial en más de
4
un 99%. Eso es dependencia y no la de la electricidad.
· A las dependencias que señalan tan claramente los datos de producciones,
consumos e importaciones de los diferentes tpos de energía primaria para
los países europeos, cabría añadir la de la biomasa, que es una energía
nada despreciable y que supone alrededor del 11% del total mundial, pero
que BP no contabiliza por calcularse muy mal sus consumos y realizarse
una parte importante de ellos en los lugares de dónde se extraen o
producen, ya que una parte importante de ellas no pasa por los circuitos
comerciales que podrían medir estos datos con algo más de fabilidad. Si se
integra esto, el nivel de dependencia de muchos de países europeos
aumentaría en uno o dos puntos porcentuales, porque aunque Europa
aparezca como conservadora de sus bosques, la mayor parte de sus
consumos de madera, conglomerados, cartonajes y demás productos de la
biomasa los importa de terceros países, cuyos bosques y cultvos sí son bien
esquilmados. Por el otro lado, en algunos países como España y Alemania
habría que reducir teóricamente la dependencia por la producción eólica
que ya alcanza niveles importantes en la producción eléctrica y empieza a
tener niveles signifcatvos en la energía primaria, que podrían hacer bajar
la dependencia en un 2-4% respecto del cuadro 1. Si bien es cierto que este
tpo de energía sigue siendo una energía tutelada por la sociedad fósil,
especialmente el mundo del petróleo, que le confere viabilidad. Sin la
energía del petróleo y la facilidad de transporte para las instalaciones y el
mantenimiento, estas instalaciones no sobrevivirían de forma autónoma.
Es una energía apuntalada por la energía fósil de una sociedad fósil y está
en gran parte subvencionada por los recursos extras que genera una
sociedad construida con energía fósil.
· Así, cuando hablan de forma tan vaga y generalista de una
dependencia superior a “la media europea”, es porque están ocultando
vergonzosamente que si la dependencia europea, en media, es menor que
la española, es principalmente porque meten en el saco “europeo” a los
tres grandes productores de petróleo y gas del Mar del Norte: Reino Unido,
Noruega y Dinamarca. Eso hace que la “media europea” sea menor, no
otra cosa. Fuera de esos países ribereños del Mar del Norte, el grado de
dependencia europeo de la energía externa es brutal en cualquier caso y
también del combustble nuclear. Y no es tan importante si es un 70 o un
90%, ya que ambas dependencias serían catastrófcas en caso de
restricciones a las mismas. La columna R muestra los valores porcentuales
de dependencia de la energía primaria, incluso si se considera la energía
nuclear como “combustble nacional”. Hay cinco países europeos por
encima de España, que tene en esta consideración una dependencia
exterior del 84,3% de su energía primaria. Pero hay diez países importantes
cuya dependencia es superior al 50% de la energía que consumen. Y lo que
es peor, práctcamente todos, excepto los tres productores del Mar del
Norte son 100% dependientes del vital petróleo, el problema más grave y
acuciante de todos, que el aluvión de centrales nucleares que nos quieren
imponer no va a resolver. Y en la columna S está la realidad de la
dependencia energétca, cuando se considera para la mayoría de los países
europeos el combustble nuclear como energía importada. Cuatro de los
cinco países que son más dependientes que España, tenen también
5
centrales nucleares, sin que ello haya servido, al parecer, en las últmas
décadas, para aliviar su dependencia de energía ajena.
· El caso de Francia, siempre puesto como ejemplo por los pronucleares,
es paradigmátco. Si se considera el uranio que importan de Níger y otros
lugares como energía importada, como debe ser en puridad (y no
considerando que al estar el ejército francés en Níger el asunto es
“nacional”), su nivel de dependencia es abrumador. Hay que resaltar, una y
otra vez, que los franceses disponen hoy del 78% de su electricidad de
origen nuclear no porque Charles De Gaulle fuese un fanátco luchador
contra el cambio climátco o el calentamiento global que provocan las
emisiones de CO2, sino porque necesitaba producir plutonio, seamos
sinceros, para construir su “force de frappe” nuclear. Las centrales de uso
civil, los cínicos “átomos para la paz” de los años 50 a los 80, fueron en
realidad, el aliviadero y justfcación máxima de esta necesidad militar
prioritaria. Así que permitan que no acepte el caso francés como ejemplar
en la lucha contra el cambio climátco.
· Por otra parte, en un mundo tan interrelacionado, depender en un 90% o
en un 60% de la energía del exterior para poder sobrevivir, es lo que
debería preocupar seriamente a polítcos y cientfcos e incluso a los que el
catedrátco Gonzalo denomina “expertos nacionales e internacionales”, no
los apaños temporales para poner otras ocho o diez centrales en España,
aparte de ir mendigando ampliaciones de uso a las 8 centrales nucleares
españolas, según vayan próximamente cayendo fuera de su ciclo de vida
original. Eso sí que son paños calientes, por mucho que los vistan del
clásico “menos es nada” o el consabido y manido “lo importante es tener
un mix”.
3. No emiten gases de efecto invernadero y ayudan a cumplir Kioto
La energía nuclear es limpia, no emite gases ni partculas contaminantes a la atmósfera. Los
ocho reactores nucleares que funcionan en España evitan la emisión anual de 40 millones de
toneladas de CO2, equivalentes a las emisiones de más de la mitad del parque automovilístco
español. Hay otras energías limpias, pero la nuclear es la única capaz de producir grandes
cantdades de electricidad sin contaminar la atmósfera.
Nueva falacia que se han aprendido en jueves. Podrían intentar ser algo más precisos y
decir que “emiten menos que otros tpos de centrales”.Y quizá así fuesen algo más
creíbles. Decir esa simpleza, ya tan generalizada en este mundo pronuclear, suena a
burla y a propaganda establecida y programada. No existe la ”emisión cero” de CO2 en
centrales que exigen para su construcción cientos de miles de toneladas de hormigón,
de acero y de todo tpo de metales raros; que exigen minería, energía (fósil en su
inmensa mayoría, por supuesto); que exigen transporte para los minerales, refno en
plantas costosísimas y muy intensivas en energía; que exigen centrifugadoras enormes
para el enriquecimiento, verdaderos chupópteros de energía eléctrica, que sale
principalmente del carbón y del gas. Esto es una falacia. Deberían repasar el estudio
del MIT sobre el coste en energía y emisiones que equipara el mismo al de una central
de gas de ciclo combinado de igual potencia. Y deberían aceptar que esas emisiones se
producen a priori; esto es, son emisiones principalmente “antcipadas” a la producción
6
de energía eléctrica nuclear, que solo se compensarían después de largas décadas de
operación regular, que está por ver si se dan en esta cada vez más convulsa sociedad,
en la que el petróleo, como medio crítco de transporte y de la globalidad que exige el
ciclo del uranio, está empezando a faltar de forma dramátca.
4. Son seguras
Las centrales nucleares se diseñan de manera robusta y segura y se encuentran entre las
instalaciones industriales mejor protegidas. Los reactores españoles se encuentran entre los
mejores del mundo, según los indicadores de funcionamiento internacionales.
¿Qué quiere decir “entre las instalaciones industriales mejor protegidas”? Uno ha sido
testgo del bombardeo de la central nuclear iraquí de Tammuz, también llamada por el
nombre de su reactor, Osirak, a unos 30 Km. de Bagdad, por aviones israelíes. La
central tenía dos montañas laterales paralelas de protección, de mayor altura que los
domos de la central en sí al lado del río Tigris. Además contaba con una nube de
sistemas antaéreos de misiles guiados por radar y hasta manuales en un gigantesco
perímetro alrededor de la central, que llegaban hasta ocupar las murallas de las ruinas
de Seleucia, que fue capital del imperio Seleúcida a la muerte de Alejandro Magno y se
encontraba a la otra orilla del Tigris. Y por si fuera poco, el día que los israelíes la
bombardearon y destruyeron, los iraquíes estaban colocando globos cautvos
alrededor, como los de Londres en la Segunda Guerra Mundial, sujetos por cables de
acero que podían seccionar el ala de cualquier avión de combate que se acercase
volando bajo (en aquella época, incluso los cazas israelíes tenían que acercarse volando
bajo y disparar misiles. Hoy pueden hacerlo con mucha mayor precisión desde 2.000
Km. de distancia). Afortunadamente para mí y para los habitantes de Irak y de Oriente
Medio, la central instalada por los franceses, no tenía todavía carga nuclear. ¿Cómo
que son seguras?
7
Las centrales instaladas y en operación en el mundo son las siguientes:
País
En operación En construcción
Número Potencia (MW) Número Potencia (MW)
Argentina 2 935 1 692
Armenia 1 376 - -
Bélgica 7 5,824 - -
Brasil 2 1,766 - -
Bulgaria 2 1,906 2 1,906
Canadá 18 12,577 - -
China 11 8,438 12 11,220
República
Checa
6 3,634 - -
Finlandia 4 2,696 1 1,600
Francia 59 63,260 1 1,600
Alemania 17 20,470 - -
Hungría 4 1,859 - -
India 17 3,782 6 2,910
Irán - - 1 915
Japón 53 45,957 2 2,191
Corea d. Sur 20 17,647 5 5,180
Lituania 1 1,185 - -
México 2 1,300 - -
Holanda 1 482 - -
Pakistán 2 425 1 300
Rumanía 2 1,300 - -
Rusia 31 21,743 8 5,809
Eslovaquia 4 1,711 - -
Eslovenia 1 666 - -
Sudáfrica 2 1,800 - -
España 8 7,450 - -
Suecia 10 8,958 - -
Suiza 5 3,238 - -
Taiwán 6 4,949 2 2,600
Ucrania 15 13,107 2 1,900
Reino Unido 19 10,097 - -
EE. UU. 104 100,683 1 1,165
Total 436 370,221 45 39,988
Cuadro 2. European Nuclear Society http://www.euronuclear.org/info/encyclopedia/n/nuclear-power-plantworld-
wide.htm
¿Quien pudo asegurar que la central nuclear de Eslovenia estuvo siempre segura
durante la cruenta Guerra de los Balcanes? ¿Quién puede asegurar que las 17 centrales
de India y las 2 de Pakistán no vayan a ser usadas como blanco si se llega a hacer
realidad la guerra con la que estos países se están mutuamente amenazando? ¿Quién
puede asegurar que Corea del Norte no se vaya a suicidar destruyendo alguna de las
20 centrales nucleares de Corea del Sur, si están todos los días amenazándose? ¿O que
los EE. UU. se antcipen y bombardeen alguna de las instalaciones nucleares de Corea
del Norte? ¿Cómo estar seguro de que el próximo invierno Ucrania (15 centrales
nucleares) y Rusia (31 centrales nucleares) no las utlicen como objetvo militar en sus
disputas por el vital suministro de gas en el invierno? ¿Con qué cara nos van a decir
que hay seguridad en la planta nuclear iraní y que todas sus instalaciones nucleares de
refno y enriquecimiento son seguras, si los israelíes han dicho decenas de veces que las
van a bombardear? ¿Y cuál es el grado de inmunidad que podemos conceder a los
centros nucleares de Israel (todos ellos claramente militares) de que no van a sufrir
ataque alguno de respuesta por parte de los iraníes, si éstos son atacados?
Lo mismo que fui testgo de la destrucción del reactor nuclear de Tammuz, fui testgo
de la destrucción de varias plantas productoras de electricidad en Bagdad. Resultado
dramátco: el cielo de la ciudad se llenó de humo durante tres días, hasta que se
8
agotaron los tanques de combustble atacados y al día siguiente había gente viviendo a
cien metros de la planta eléctrica. ¿Alguien de los pronucleares puede pensar en un
escenario similar de habitabilidad del entorno en los próximos siglos, si una de estas
plantas tene un accidente catastrófco? ¿Qué les hace estar tan seguros de que “eso no
puede pasar”? ¿Pueden certfcar algún país con 100 años (solo 100 años) de
estabilidad y sin guerras brutales que vayan a destruir hasta los cimientos del
enemigo?
¿Qué les hace pensar que centrales nucleares que están a doscientos metros de
accesos públicos no pueden ser atacadas por terroristas? ¿La experiencia de las Torres
Gemelas, quizás? Es que la diferencia entre atacar el WTC, ya en construcción y con las
ofcinas colindantes trabajando poco después, no puede ser extrapolable a un
accidente catastrófco en una central nuclear, que dejaría el inferno de Dante
convertdo en un balneario.
Y ya por últmo, respecto de las cuestones de seguridad. La seguridad exige un
mantenimiento y una vigilancia muy considerables. Y esas funcionan en sociedades
estables y prósperas y dejan de funcionar en sociedades en crisis. Le pasó a la URSS,
pero según estos “expertos” no le puede pasar jamás a los listos de Occidente. ¿Por
qué? ¿En que se basan para afrmar esto? ¿En las previsiones de hace tan solo dos
años de los economistas y polítcos sobre la actual crisis fnanciera o la crisis del
petróleo a casi 150 US$/barril del 2008? ¿Pueden estos “expertos”, incapaces de haber
visto con una año de antelación que la mayor empresa automovilístca del mundo, la
General Motors y otras del mismo porte, coronas tecnológicas del imperio, quebrarían
un año después y se verían posiblemente incapaces de abordar el mantenimiento de
sus fotas mundiales, garantzar sociedades sin crisis y con capacidad de mantener las
plantas y sobre todo los residuos durante los próximos milenios? ¿Alguien podría
levantar un solo dedo para asegurar que las grandes suministradoras de piezas y
repuestos vitales para las centrales nucleares (las Westnghouse, Babcok Wilcox, ABB,
Siemens, Frammatome/Areva, etc.,) no van a quebrar en los próximos 60 años, por
decir un periodo corto, en una economía de mercado en la que tanto confan? ¿O es
que al fnal este asunto de lo nuclear no va exactamente por los carriles de la sagrada
economía de libre mercado para los costes, aunque vaya perfectamente encarrilada
para los benefcios?
5. Son compettvas
La generación de electricidad con energía nuclear es económicamente compettva. La energía
nuclear ayuda a contener los precios de la electricidad y, junto con la hidráulica, su kilovato
hora es el más barato.
Desde luego, es el más barato. Si no se incluyen los gastos de las responsabilidades
civiles y se cargan sobre todos los ciudadanos de una sociedad principalmente
consumidora de energía fósil, pues sí, sale muy barato. Si no se incluyen tampoco los
gastos de mantener aislados de la biosfera durante milenios los crecientes residuos de
alta y muy alta radiactvidad y vida media radiactva, pues también, las cifras cuadran
muy bien, de eso no hay duda. Además, los pronucleares se guardan mucho de
comparar el kilovato hora de una central aún por construir, se aferran a las cifras de
centrales ya amortzadas, gracias a la contribución de toda la sociedad, pues fue esta
la que avaló con sus impuestos sus créditos y tarifas garantzadas para apuntalar su
viabilidad económica sobre las espaldas de todos.
9
6. Son fuentes basadas en la tecnología más puntera
La tecnología nuclear hace posible un funcionamiento de los reactores contnuo y seguro
gracias a una industria altamente cualifcada. La tecnología nuclear no sólo se mantene en
nuestro país, sino que sigue desarrollándose para atender un mercado nuclear internacional
imparable.
Apelación a la diosa tecnología. Como si las centrales de gas de ciclo combinado o las
hidroeléctricas o las eólicas se hiciesen con palos de sombrajo. ¿Qué pretenden
insinuar con esta frase? ¿Eso del mercado nuclear “imparable” es un autojaleo para
autoconvencerse? Porque no suena muy cientfco. Además, ¿cómo pueden hablar de
tecnología puntera cuando esta tene más de 50 años y sigue sin resolver sus
problemas de coste y residuos entre otros?
7. Generan empleo
Las centrales nucleares son fábricas de producción de electricidad y generan empleo y riqueza
en la zona. El sector nuclear español emplea en la actualidad a unas 30.000 personas.
Aquí el nuevo mantra, la nueva letanía: el empleo, en el que han caído hasta las
centrales sindicales de estos muy sindicados trabajadores. La agricultura, que genera
los alimentos que comemos, sobre todo si no es intensiva y ultramecanizada y no busca
la “compettvdad” que todo lo pudre, genera incluso mucho más empleo que la
energía nuclear. Este es un argumento que en plena crisis está desbocado y justfca
cualquier cosa. Los empleados de las fábricas españolas de coches, que vomitaban casi
3 millones de unidades al año, ahora siguen pidiendo ayudas para seguir vomitando
más coches aún o por lo menos los mismos. No es que pidan un empleo decente con el
que ganarse la vida, no. Quieren seguir haciendo lo mismo y producir cada vez más, sin
saber exactamente para qué (el progreso, el desarrollo, estas mitologías…), aunque las
calles ya desborden automóviles y tengamos vehículos de mil quinientos kilos por cada
dos habitantes, incluyendo niños y ancianos. El empleo, el empleo, el sacrosanto
empleo.
8. "El problema de los residuos tene solución"
Existe una solución técnica para el almacenamiento temporal, la reutlización de los
combustbles gastados y su disposición fnal. En España, los residuos radiactvos de alta
actvidad suponen menos de una milésima parte de los residuos tóxicos y peligrosos. Como ha
dicho el secretario de Energía de Estados Unidos, Steven Chu, "el problema de los residuos
tene solución".
Está claro: lo dijo Chu, punto redondo. Esta es una de las grandes verdades cientfcas,
pero reveladas. Con lo sencillo que sería haber demostrado que el plutonio se puede
transmutar o que se puede reducir o que se puede eliminar y que los demás elementos
altamente radioactvos también, y haberlo demostrado con toda la basura nuclear
almacenada y resulta que llevan cinco décadas dejando para mañana lo que no les da
la gana hacer hoy. Huyen como alma que lleva el diablo del principio lógico de
precaución: si tan fácil es ¿por qué no empiezan haciéndolo, se deshacen
completamente de la “poca” basura que hay almacenada, producto de las 440
centrales en operación? Total, si piensan construir 4.000 o 5.000 centrales nucleares
(p.e. Loyola de Palacio q.e.p.d. dixit), reducir y eliminar los residuos de 440 debe ser
cosa de niños ¿no? Pero no, como es tan fácil, seguimos con la basura nuclear pasada y
10
produciendo más. Lo dijo Chu, punto redondo. Esto es el verdadero debate nuclear que
se pretende. Estos pronucleares no deben haberse enterado de que en Inglaterra,
pionera en el desarrollo atómico, los costes de desmantelamiento y cuidado de los
residuos nucleares se han disparado después de descubrir depósitos olvidados en el
subsuelo, y que los 70 millardos de libras van a ir a parar a las espaldas de los
contribuyentes.
9. Los mayores países del mundo apuestan por la energía nuclear
La gran mayoría de los países más avanzados, como EE.UU., Japón, Francia, Reino Unido o
Italia, así como de las economías emergentes más pujantes -China e India- han optado por
poner en marcha programas para construir nuevos reactores nucleares. Actualmente hay 436
reactores que producen el 17% de la electricidad mundial, 47 más están en construcción y hay,
al menos, 200 más programados. Además, países sin reactores como Polonia o Italia se están
planteando seriamente contar con la energía nuclear.
La gran mayoría de los países más avanzados del mundo tenen también armamento
nuclear, y lo que es peor, muchas veces como primer objetvo de sus planes nucleares,
que luego desembocan en tecnología civil nuclear. Todos los mencionados, excepto
Japón (que por otra parte, podría dotarse del arma nuclear en muy poco tempo, pues
dispone de todos los vectores necesarios y sufcientes) tenen armas nucleares. Si los
grandes y poderosos, si los pujantes lo hacen ¿es ese un argumento válido para que
nosotros los imitemos y vayamos por la misma senda? A veces hay argumentos que
matan, porque se parecen mucho al famoso silogismo de “cien mil millones de moscas,
si están lustrosas y tenen las alas brillantes, no pueden equivocarse: coman mierda”. El
argumento es, además, infumable, porque cuando se saca la lista de sus propios
medios, se observa (ver cuadro 2) que esos “países avanzados” se reducen a Finlandia
(con una sola central y con un considerable retraso y desvío enorme de presupuestos),
Francia, una, Japón, dos, Corea del Sur, una, Taiwan, dos y EE. UU. una, que lleva la tra
de años en el empeño. El resto es China con doce centrales, India con seis, Rusia con 8 e
Irán con una y algún despistado más. Muchos ciudadanos de los primeros opinan de
estos últmos que ofrecen productos y tecnologías muy mejorables. Y tampoco es una
gran mayoría de países más avanzados los que se han lanzado a este “renacimiento
nuclear”. Se cuentan con los dedos de menos de dos manos. El resto de los países más
avanzados, han decidido optar por quedarse como estaban. Así que este argumento de
nuevo es poco documentado, muy polarizado y más bien pobre, por no utlizar la
expresión ”deplorable”, que tanto gusta al catedrátco Gonzalo.
10. Son absolutamente necesarias
Las centrales nucleares garantzan el suministro eléctrico, frenan las emisiones contaminantes y
reducen la dependencia exterior. La situación energétca y medioambiental ha hecho que cada
vez más voces entre representantes sindicales, cámaras de comercio, asociaciones
empresariales, cientfcos, técnicos y polítcos de distntos signos reconozcan la aportación
nuclear y demanden establecer un debate sosegado, transparente y abierto en torno a esta
fuente de energía.
Con el décimo mandamiento no se podrán quejar los pronucleares del gobierno
socialista. Es exactamente el ttular de las declaraciones del ministro de Industria
español, Sebastán; o sea, que al señor Rodríguez Zapatero parecen estar creciéndole
11
los enanos nucleares en su propio gabinete, por no decir su propio partdo, donde
abundan todavía más. Pero veamos por partes su exposición:
No garantzan el suministro eléctrico; solo lo complementan. Aportan entre un 18 y un
20% del consumo nacional. Y eso no garantza ninguna supervivencia a España, aunque
es muy cierto que un apagón completo y repentno de las centrales nucleares sí puede
tumbar la red eléctrica, si no se arbitran procedimientos de urgencia. Pero sería peor si
desaparecen las centrales de carbón o las de gas de ciclo combinado. Sobre que
reducen las emisiones de gases ya hemos expuesto antes y sobre la dependencia
también. Y estamos obviamente de acuerdo en que haya un debate sosegado, abierto y
transparente en torno a la energía nuclear, pero con algunos más datos, por favor y
menos frases ampulosas, rimbombantes, lugares comunes y apologías de primera
instancia
Y acabados los comentarios al decálogo, conviene refrescar un aspecto siempre olvidado en el
debate nuclear.
Desde que se abrió la caja de Pandora nuclear en los años cuarenta del siglo pasado, más de
treinta países han accedido, a esta tecnología y más de doce tenen acceso a su vertente
militar, las bombas atómicas y nucleares. La proliferación ha resultado inevitable, por más que
lo quieran seguir negando. Algunos como EE. UU., antgua URSS, Israel o ahora Corea del
Norte, primero accedieron a la tecnología militar y luego, en todo caso, a la energía nuclear
para uso civil. Pero la cantnela con la que inundaron nuestras infancias sobre los “átomos
para la paz” y con el cuento de que la industria militar y la civil nucleares eran dos
compartmentos estancos y separados era una simple y pura mentra. Esto ha quedado
defnitvamente desmantelado con la neurosis que ha planteado la posición de Irán, de insistr
en disponer de todo el ciclo completo de su industria nuclear: desde la minería del uranio en su
propio país, al tratamiento químico (lixiviados, etc.), a los procesos de refno y de
enriquecimiento, que tanto preocupan a Occidente (piensa el ladrón, obviamente, que todos
son de su condición) y a su quema en el reactor, que aunque se lo han construido los rusos, les
está sirviendo, como a todos los países, para aprender y completar su curva de aprendizaje en
el manejo de todas las tecnologías.
Y mira por donde, venimos ahora a descubrir, por si alguien no lo sabía, que con las
centrifugadoras lo mismo se puede hacer enriquecimiento de un nivel que de otro mucho más
alto. Con los arsenales nucleares que hay por el mundo (decenas de miles de artefactos),
venimos ahora a descubrir que aquello de que de las centrales no salía ni un átomo de plutonio
sin que el OIEA lo supervisara era una pura mentra, porque muchos países o bien están fuera
del tratado de no proliferación y no se dejan inspeccionar (entre ellos, EE. UU. Francia, Rusia,
China, Israel y Pakistán) o bien porque aunque los hayan inspeccionado, siempre pueden hacer
contrabando.
Así que habría que preguntar a estos “expertos” que tanto saben de reducir nuestra
dependencia energétca, cómo piensan plantear el hecho de la proliferación nuclear en varias
decenas más de países en todo el mundo, si es que es tan buena, tan inocua, tan barata y tan
segura. ¿Tiene derecho a enriquecer Irán y cualquier otro país, o vamos a vivir un mundo de
productores de energía nuclear tutelados por los “mayores” (los “expertos”, los “sabios” los
-controladores” -quid custodia custodiem?-), de forma que sólo algunos privilegiados puedan
enriquecer y controlar todos los procesos a los demás y los demás nos tengamos que aguantar
per seculae seculorum, sin disponer del ciclo completo del uranio y por tanto, dependiendo de
los “mayores” y a merced de ellos en una asunto tan crítco como el suministro eléctrico de los
países? ¿Es eso una garanta de la tan cacareada “ independencia energétca”?
12
¿Pueden estos “expertos” del más alto nivel, que el catedrátco Gonzalo pretende poner a
disposición de Rodríguez Zapatero, asegurarnos si los “mayores” que tutelarán el
enriquecimiento y se reservan el derecho de inspección de todas las centrales de los demás,
pero no aceptan que los demás revisemos las suyas, van a seguir siendo “buenos chicos”
durante los próximos dos mil años, por poner un periodo en que los residuos de plutonio
seguirán práctcamente igual de actvos que ahora y que no les dará por pasarse al “eje del
mal” en algún año de los próximos dos mil?
Eso es todo por el momento. Mañana hablaremos del gobierno y de las reservas probadas de
uranio y hasta si quieren del torio.
El debate, como proponen los pronucleares, queda abierto, pero no para sacar las tablas de la
ley, sino para discutr verdaderamente a fondo.
Pedro Prieto
Junio de 2009.