martes, 8 de septiembre de 2009

Un desastre está a punto de suceder en España. John Mauldin: habrá insolvencia bancaria general

Estamos recibiendo muchas llamadas de diversos analistas y gestores en Wall Street, preocupados por el análisis que John Mauldin, uno de los analistas financieros más prestigiosos de EEUU, ha publicado sobre la situación económica española y su sistema bancario.



Creemos conveniente publicar este informe, que da una malísima impresión sobre la situación española. Recordamos que John Mauldin es muy seguido por los principales gestores de EEUU, de ahí la relevancia de sus afirmaciones.



España: El agujero en el balance de Europa



- ¿España=Japón 2.0?



Nosotros creemos que:



1. El crash inmobiliario en España es peor de lo que se estima.

2. Los bancos españoles están escondiendo sus pérdidas.

3. Los inversores están fumando crack si creen que los bancos españoles están entre los más fuertes de Europa.



- Los bancos están escondiendo sus pérdidas.



Creemos que los bancos españoles están valorando su cartera de préstamos inmobiliarios a mercado, y están extendiendo los créditos a compañías de construcción zombis.



- España está en deflación.



Este de Europa, España e Irlanda están ahora experimentando el comienzo de la deflación, lo cual será muy negativo para el mercado de crédito español.



Estrategia



Recomendamos ponerse corto o infraponderar el mercado español, particularmente bancos, constructoras y cualquier cosa relacionada con el consumo.



España=Japón 2.0



Un desastre está punto de suceder en España. El malentendido de la gravedad de la crisis va a costar caro a los inversores, ya que tendrá profundas consecuencias para todo el sistema bancario europeo.



España está inmersa en una deflación que será larga y dolorosa, que se manifestará en una nivel de desempleo muy elevado para una economía industrializada, que colapsará el mercado de bienes raíces y llevará a la insolvencia bancaria general.



España tiene la madre de todas las burbujas inmobiliarias. Para poner las cosas en perspectiva, España tiene ahora las mismas casas sin vender que tiene EEUU, aunque EEUU es aproximadamente seis veces más grande. España es aproximadamente el 10% del PIB de la UE, sin embargo, representaba el 30% de todas las nuevas viviendas construidas desde el 2000. La mayoría de las nuevas casas se financiaron con capital extranjero, por lo que la crisis de vivienda en España está íntimamente relacionada con una crisis de financiación.



El impacto en el sector de la banca va a ser grande. Considere esto: el valor de los préstamos pendientes de pago a los promotores ha pasado de tan sólo 33.500 millones en 2000 a 318.000 millones en 2008, un aumento del 850% en 8 años. Si se agregan las deudas del sector de la construcción, el valor total de los préstamos pendientes a los promotores y empresas de la construcción se eleva a 470.000 millones de dólares. Eso es casi el 50% del PIB español. La mayoría de estos préstamos son incobrables.



Los bancos españoles, en nuestra opinión, se enfrentan ahora a un panorama muy sombrío. La tasa de desempleo en España alcanzó más del 17% en la actualidad. Hay cuatro millones de españoles desempleados y más de un millón de familias sin ninguna persona con empleo.



Los bancos españoles están ocultando sus pérdidas y extienden los créditos a empresas zombi, como hizo Japón en la última década.



Los inversores se están engañando a sí mismos si creen que los bancos españoles están entre los más fuertes del mundo. Si tenemos razón, España pronto tendrá bancos zombis, como Japón, y se enfrentará a un largo periodo de deflación. Sin embargo para España será mucho peor. España tiene una deuda externa abrumadora -en 2007 el déficit por cuenta corriente fue del 10% del PIB -y poca actividad exportadora.



La magnitud del problema español es asombrosa. De forma conservadora, España cuenta con más de 1.000.000 de viviendas sin vender. Lamentablemente, muchas de las casas están en la costa, y sin un retorno de inversiones de los turistas británicos, es probable que muchas de ellas se queden sin vender.



La burbuja de las acciones inmobiliarias españolas se parece mucho a las clásicas burbujas en EEUU. Se multiplicaron por 10 las acciones, y luego bajaron más del 90%.



Dado este lamentable escenario, usted puede creen que los precios de la vivienda española han sufrido como los precios de la vivienda en EEUU, pero esto no ha sido así.



Como muestra el gráfico que publicamos, los precios inmobiliarios en España han bajado algo más del 10% desde sus máximos.







¿Por qué los bancos españoles no han sufrido el mismo destino que los de EEUU, Irlanda o el Reino Unido?. El motivo es que creemos que los bancos españoles están escondiendo sus problemas. Así es como lo están haciendo:



- Recibiendo un impulso por cambios contables.

- No valorando los préstamos a valor de mercado.

- Continuando préstamos a empresas zombi.

- Ofreciendo préstamos a 40 años y al 100%.



Los bancos españoles son ahora los mayores propietarios de bienes raíces en España. Han llegado a estas propiedades a través de vías diferentes. Con el fin de esconderse de los efectos de la caída de los inmuebles, los bancos españoles han estado comprando propiedades antes de que los préstamos que los financiaban entraran en insolvencia, tratando de deshacerse de estas propiedades a través de sus propias inmobiliarias. También han llegado a poseer miles de viviendas a través de canjes de deuda por capital. El valor de los bienes recuperados o intercambiados por deuda podría ser de unos 16.000 millones de dólares.



El problema de España viene ligado al problema de la periferia europea. Auge después de la adopción del euro, dinero fácil a través de tasas de interés real negativas y sobrevaloración de los precios, medido por el tipo de cambio real efectivo.



España y el resto de la periferia pueden resolver sus problemas a través de enormes ganancias de productividad, que es muy improbable, o mediante una reducción de los salarios y de los precios del orden del 20 al 30%, lo que sucederá lenta y dolorosamente.



Esta devaluación interna implica grandes pérdidas en los bancos nacionales y en los acreedores externos. En España, la cancelación de la deuda hipotecaria será masiva. Se estima que las pérdidas de bienes raíces del mercado español será más de 250.000 millones de dólares.



Un déficit comercial es una forma de desahorro. El gran crecimiento del consumo de España ha tenido que ser financiado por el resto de Europa. A finales de 2007, el déficit comercial de España fue uno de los más altos del mundo en términos absolutos y relativos, en torno al 10% del PIB. Por otro lado, la deuda externa de España es también muy elevada en términos relativos y absolutos. La quinta más grande del mundo.





Para finalizar, vemos una tasa de desempleo en España cerca del 25%, junto con una dinámica deflacionista en la deuda.



Conclusión: Creemos que los políticos españoles y los inversores internacionales han juzgado muy mal a España, pero los acontecimientos les obligara a cambiar de opinión. España es muy similar a las hipotecas de alto riesgo, donde todos los resultados de la banca se veían bien, hasta que dejaron de hacerlo. Es típico de las burbujas, y España no será diferente.