martes, 10 de febrero de 2009

Violencia en Honduras

Violencia manchó el 2008 en Honduras (www.elheraldo.hn)

Un promedio de 12.7 muertes al día se produjeron en Honduras durante el 2008.


Al menos 30 personas fallecieron de forma violenta durante las fiestas de fin de año en Honduras, según informes de la Policía Nacional.
Autoridades del Centro de Operación Policial en Tegucigalpa, aseguraron que unas 30 personas murieron por homicidios y otras 40 resultaron heridas.
Todas las muertes fueron provocadas con armas de fuego por lo que se pone en evidencia que los delincuentes andan bien armados para cometer sus fechorías.
La información preliminar proporcionada no incluye los decesos por accidentes de tráfico.
Por su parte, la Policía Preventiva realizó 27 operativos policales a nivel nacional con el fin de disminuir las cifras de criminalidad.
Violento 2008
La coordinadora del Observatorio de la Violencia, Julieta Castellanos, ha revelado que solo en el año 2008 se produjeron 3,418 muertes violentas causadas por estas circunstancias.
Según Castellanos, durante la presente administración se han producido unas 12,000 muertes. En 2005, año en que gobernaba el partido de oposición, se reportaron 3, 895 muertes violentas; en 2006 se registraron 4,736.

La situación de violencia en Honduras lleva al país al borde del feminicidio
Su índice de homicidios es el más alto resgistrado en Latinoamérica

Gilda Rivera, coordinadora ejecutiva del Centro de Derechos de las Mujeres de Honduras, ha asegurado que este país centroamericano se ha convertido en el territorio de las bandas organizadas y el narcotráfico", lo que provoca altos índices de violencia y afecta especialmente a las mujeres. Rivera ha hecho estas aseveraciones en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, a la que ha acudido para participar en el curso organizado por Manos Unidas sobre 'Los Objetivos del Desarrollo del Milenio y la implicación de la sociedad civil'.
Esta experta ha explicado que en los países centroamericanos de El Salvador, Guatemala y Honduras "la violencia está convirtiendo en víctimas a la mayoría de la población", y en especial a las mujeres. Respecto a la situación concreta de Honduras, ha apuntado que mantiene el índice de violencia más alto de Latinoamérica, con 47 homicidios por cada 100.000 habitantes cada año.
"Son homicidios en los que a menudo nunca se sabe quién es el responsable", según ha denunciado Rivera, quien en relación con esta idea ha señalado que en estos territorios "ya se habla de feminicidio" como consecuencia de la "muerte masiva" de mujeres.
Además, la coordinadora del Centro de Derechos de las Mujeres de Honduras ha lamentado cómo este país "ha pasado de ser el patio trasero de la escalada militar de Estados Unidos en la zona, a convertirse en el territorio de las bandas organizadas y el narcotráfico".

Víctimas y actores
A su entender, "todo esto" unido a la situación de pobreza y exclusión que vive una parte muy importante de la población está conduciendo a que los jóvenes "sean al tiempo víctimas y actores de la violencia".
"Son víctimas porque son personas sin recursos, y que nunca han tenido una oportunidad para vivir y para formarse; pero también son actores de la violencia porque pronto son captados por el crimen organizado y se convierten en parte de éste", ha sentenciado.
Por su parte, Cristina de Benito, coordinadora de la zona norte de África de Manos Unidas, se ha referido a algunos de los proyectos que esta organización está impulsando en el continente africano. Al respecto, ha destacado la financiación de aparatos auditivos para niños discapacitados,una iniciativa de la que, según ha dicho, se están beneficiando unos 40 ó 50 niños anualmente desde 1997.
También ha resaltado la creación en Egipto de una casa donde se reagrupa a niños de todo el país durante 20 días con el fin de que vivan en un ambiente "sin violencia ni fanatismo y basado "en el respeto mutuo", así como otro proyecto que ha posibilitado la apertura de una biblioteca universitaria en Marruecos.
Finalmente, ha aludido a la iniciativa, llevada a cabo en Mauritania, de puesta en marcha de una cooperativa de mujeres adultas que se dedica al tintado de telas.
2008: 3148 muertes violentas (que se sepa)
2006 y 2007: 10279
61% de las muertes violentas son homicidios



Honduras: 120 feminicidios en el primer cuatrimestre de 2008




De la Redacción



México DF, 27 mayo 08 (CIMAC).- El creciente papel de las hondureñas como rehenes de la muerte en el último decenio podría ponerlas en la disyuntiva de agradecer o no ser mujeres, dice el Especial de Prensa Latina Mujeres del Tercer Milenio.



Bendecir su sexo, como escribiera la poetisa nicaragüense Gioconda Belli en su poema Y Dios me hizo mujer, deja muchas dudas ante la imparable ola de asesinatos femeninos en Honduras, donde el miedo forma parte de la rutina de las mujeres.



Datos del Centro de Derechos de la Mujer indican que en los primeros cuatro meses de 2008 murieron asesinadas al menos 55 mujeres, cifra que ubica al país en la tercera posición de Centroamérica. Pero el Movimiento de Mujeres por la Paz Visitación Padilla asegura que son 120 los feminicidios a nivel nacional.



A partir del 2001, matar mujeres pasó a ser una especie de moda en este territorio. Más de mil 200 mujeres encontraron la muerte en manos de los hombres.



Según estadísticas oficiales, el 2007 constituyó el año con más víctimas por esta causa, con 195. La mayoría fue asesinada con armas de fuego, y en sus cuerpos se hallaron huellas de tortura y ejecución.



Las investigaciones forenses dan cuenta de que cada vez son más apreciables los rasgos de crueles asesinatos y violencia sexual, como el caso reciente de una joven a quien su esposo le cercenó sus dos manos.



Por la frecuencia de prácticas de tortura, Medicina Forense, en todas las muertes violentas de mujeres, exceptuando los accidentes, hace pruebas para comprobar si hubo violación.



También revisa detalladamente el cuerpo para identificar señas de malos tratos físicos anteriores, y comprobar si ha sido víctima de violencia doméstica y si las agresiones están relacionadas con el crimen.



Varios estudios indican que más de un 12 por ciento muere a manos de sus esposos, novios o amantes, y dentro del propio hogar, una muestra evidente del arraigado problema de género. La Policía Nacional Civil (PNC) asegura que cada día recibe entre 15 y 20 denuncias por abusos dentro de la misma casa y sólo en lo que va de año contabilizó más de dos mil 957 por abuso sexual.



IMPUNIDAD



Pero, si son lamentables los asesinatos, la impunidad en que quedan lo es igual. Recientemente la PNC reveló cómo el 45 por ciento de las mujeres que han acudido a denunciar algún tipo de maltrato hacia ellas fueron asesinadas antes del desarrollo de la investigación.



Sin embargo, la Dirección General de Investigación Criminal y el Poder judicial no dan cifras de la cantidad de asesinos detenidos, enjuiciados y condenados por estas muertes.



De acuerdo con el Centro de Estudios de la Mujer-Honduras (CEM-H), más del 90 por ciento de los asesinatos están en la impunidad. En el 10 por ciento restante hay investigación, y una cantidad mínima y desconocida llega a sentencia. En el 70 por ciento de los asesinatos no se sabe quién las mató.



En tal sentido, la directora del Instituto Nacional de la Mujer, Selma Estrada, afirma que la mayoría de las muertes registradas en el país son obviadas por los administradores de la justicia, lo cual crea un círculo vicioso.



Los abusadores se sienten protegidos ante la carencia de recursos judiciales que los condenen. En el amplio abanico del feminicidio que campea en Honduras a sus anchas no hay discriminación en cuanto a la edad, el origen social, racial o el nivel educacional.



Todas están expuestas al peligro de morir y, en el mejor de los casos, a quedar con las secuelas físicas o psicológicas que pueden emanar de este tipo de hechos.



A criterio de representantes de organismos defensores de las mujeres, las muertes se producen porque no hay campañas que aboguen por el amparo de ellas ni una política de Estado que las proteja.



Un Informe sobre Feminicidios en Centroamérica, del Consejo Centroamericano de Procuradores de Derechos Humanos y del Instituto Interamericano dedicado al tema, señala que la tasa de esos crímenes en el país fue de 4.69 por cada 100 mil hondureñas en 2007.



La directora ejecutiva del CEM-H, Suyapa Martínez, subraya que es en el cuerpo de las mujeres donde los hombres saldan sus cuentas de guerra.



Las mujeres son saldos de guerra, remarca. Cuando hay pleitos con familiares, esposos, hermanos, por cuestiones de venganza matan a la hija, esposa y hermana, porque hemos sido tomadas como rehenes de la muerte, finaliza el Especial de Prensa Latina Mujeres del Tercer Milenio.


1018 mujeres asesinadas desde 2002 (datos del Centro de Derechos de la Mujer en Honduras)
http://www.e-leusis.net/content/news/News_Item.asp?content_ID=856