domingo, 8 de febrero de 2009

Montoro y Botín confiesan el mamoneo político con el dinero del rescate bancario

Ácratas os advirtió hace dos semanas que el dinero del proyecto zapaterino para rescate bancario jamás se pensó para que se volvieran a conceder préstamos a las pymes y las familias españolas, sino para sanear la banca, asumiendo así el Estado —o sea, vosotros— su deuda vencida en Europa. Aquí está :

“Pero —¡Hale-hop, Zapatero al rescate!— para eso está el Estado: Para empeñarnos a todos hasta las trancas y comprarle deuda tóxica a los bancos, para que así estos puedan devolver su púa con Europa. Por eso hay tantas coincidencias de numeritos: a la Banca le vencen 200.000 millones de euros este año 2009. ¿Y qué hace Zapatero? Pues avisar a bombo y platillo que va a emitir deuda del Estado por ese preciso importe, 200.000 millones, que es lo que nos costará el taparrabos tarzanesco para cubrirles el ojete a los banqueros. Eso sí, para que nos traguemos la rueda de molino, nos pone gaseosa: cuenta el muy sinvergüenza que ese dinero servirá para abrir líneas de crédito a empresas y familias. Pero no es así, como dejó clarísimo el Consejero Delegado del Banco de Sabadell hace un par de dias. Pues ahora el mamón del diputado Herrera finge que se escandaliza porque el dinero no fluya "aguas abajo", y quiere que los banqueros vayan a declarar al Congreso. Y digo yo: ¿No sería mejor que los banqueros, Zapatero y el propio Herrera fueran los que fluyeran aguas abajo hasta llegar al mar?”

Pues esta mañana mismo, nuestra denuncia ha sido confirmada por el Diputado del Parlamento Europeo, y miembro de su Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, el pepero Cristóbal Montoro, en la COPE: "En octubre el sistema bancario español estuvo al borde del colapso. El proyecto de rescate bancario era para ayudar a los bancos no para financiar pymes. España vive la recesión más grave de la historia con un gran problema como país: La deuda. España es un país muy dependiente de la financiación del resto del mundo; tiene un gran déficit en la balanza de pagos, próximo al 10% del PIB. Y en medio de una crisis financiera mundial tan grave, es como si nos hubieran cortado la llave de paso del agua desde fuera. El problema es que el agua sigue cortada a estas horas. No nos dejan dinero. Y la recesión continuará en 2010 y ello, combinado con la deflación galopante que sufrimos, avanza una crisis de una magnitud desconocida hasta ahora para los españoles”.

Pero hay más: el propio Botín, que se sabe más trucos que el Houdini, ha dejado claro que ve imposible que el crédito aumente: "No se puede prestar de forma irresponsable" —dijo el Emperador Negro, mientras presentaba beneficios de 2008, más maquillados que la momia de Franco. Es decir, que la han liado los banqueros; pero ahora, por más pasta que les suelte Zapatero, ya no hay marcha atrás. Porque los españoles, familias y pymes, os habéis convertido en bombas de relojería, con más riesgo que cagar en cuclillas en la cumbre del Karakorum. O sea, si Botín hubiera hablado en román paladino, es esto: “Españolito, tontopollas, te he jodido ya dos veces: cuando te presté irresponsablemente, y cuando cerré el grifo del crédito por cuestiones estratégicas bancarias; pero ahora te voy a joder la tercera, y va ser por todo el medio de la raya del culo: Voy a embargarte hasta las bragas de frivolité de tu parienta”.

La solución para las pymes está clara: ante la cadena de impagos a que están sometidas, cierre de persianas, trabajadores a la puta calle y a otra cosa, mariposa; ¡y ya vendrán tiempos mejores! Pero lo importante es que también hay solución para las familias con recursos menguantes: Antes de producirse siquiera el primer impago de cuotas hipotecarias, el cabeza de familia debe dejarse caer ante el Juez de Guardia y largarle un Concurso de Acreedores preventivo. Y hala, a dormir tranquilos: Todos los pagos se quedarán congelados hasta que el Juez, allá por el 2012, dada la montaña de suspensiones de pagos —mil veces más importantes que la vuestra— que tiene encima de la mesa, vea vuestra causa. Y entonces, y sólo entonces, organizará una negociación entre concursado —tú— y acreedores —el banquito que os hipotecó el piso, la financiera del coche, y hasta Telefónica— para determinar una “quita global de la deuda” que haga posible que sigáis pagando con vuestros actuales recursos. Y tan panchos.

No digáis que Ácratas no está a vuestro lado en momentos de infortunio. Mucho, mucho más que la PSOE y que la PP, que tienen menos empatía que Hannibal Lechter, y se guardan muy bien de informaros de que tenéis esta solución al alcance de la mano, a pesar de que os vean sufrir como condenados a galeras. ¡Y encima volveríais a votarles mañana mismo si se convocaran Elecciones Generales! ¡Sois más tontos y no nacéis, hostias!